CHETUMAL, QRoo, 28 de junio de 2018.- La contaminación en la laguna de Bacalar aumenta y su situación ecológica es delicada, informó el Comité de Vigilancia Ambiental Agua Clara, que aseguró la problemática se debe a una falta de planeación eficaz en su modelo de desarrollo.
Los especialistas consideran que pese al deterioro ambiental de la laguna de los siete colores, aún se pueden resarcir los daños provocados por “un aumento en el turismo, la sobre explotación de los recursos naturales, flora y fauna, poca cultura ambiental así como el burocratismo y la falta de comunicación entre ambientalistas, sociedad civil y gobierno”.
No se trata de restaurar los ecosistemas perdidos, detallaron los representantes del comité “estamos a tiempo de ejecutar de conservar el derecho humano al agua y a gozar de un ambiente sano y no de restauración el ecosistema perdidos”.
Advirtieron que la laguna de Bacalar tiene ecosistemas “que tardan cientos y miles de años en regenerarse”.
Acusaron a las autoridades de no atender con puntualidad el problema pese a que se han hecho estudios y diseñado soluciones concretas y viables.
Afirmaron que Bacalar es un ecosistema único en el mundo, que se encuentra en Quintana Roo y de ahí la importancia de resolver el problema.