Marybel, sueños de poliéster por la gubernatura

CANCÚN, QRoo, 25 de abril de 2019.- En plena veda electoral, crece el oportunismo de la senadora del PriMor, Marybel Villegas Canché, que se da el lujo de pedir la renuncia del Gobernador y sin recato dedica recursos públicos para enaltecer su imagen de legisladora, atendiendo temas  como el problema de las pagadoras, en lugar mejor de apoyar a tesolver la problemática de los quintanarroenses.
El problema de la inseguridad y atención a la salud le tiene realmente sin cuidado, no son para Marybel Villegas temas esenciales que deban ser llevados a la tribuna del Senado, mientras que a casi 90 mil derechohabientes del ISSSTE en la zona norte de Quintana Roo se les ofende cuando les dicen que no pueden recibir atención médica de manera inmediata y que sus citas serán cuatro o hasta 15 días después.
La senadora dice que “estamos cerca de resolver el problema de las pagadoras”, que ya se reunió con los líderes de “todos los partidos políticos” para sacar adelante el tema de la regulación (?) cuando la ahora ex borgista, que aprovecha al presidente Andrés Manuel, para sacarse selfies y utilizarlas –como todo lo que hace– muestra su ignorancia en el tema, es más ha provocado molestia en las comisiones especializadas por su ignominia e intromisión. 
Aparte de sacarse fotos y sus discursos mediáticos que solo obtienen detractores y muestran la incredibilidad y el desamor que sienten hacia ella los quintanarroenses, la Senadora ha pagado grandes sumas del erario para mejorar su lastimosa imagen. Ahora ya se viste más combinadita y con ropa de marca. Ha dejado sus pantalones de poliéster guardaditos y cambió el look, como si con ello se olvidará el mote la diputada rata o la vez que la cacharon intentándose robar un móvil de un medio de comunicación.
Hace apenas unos días una pequeña murió en Tulum a las puertas de la entrada a la reserva de Sian Ka’an por la incapacidad gubernamental de proteger a peatones y ciclistas, y todo por permitir el tránsito de vehículos como revolvedoras de concreto en donde está prohibido. El 24 de abril por la noche en la Región 75 de Cancún, sicarios dispararon contra una persona e hirieron a una familia inocente que pasaba por el lugar con su pequeña hija de seis años de edad. Tras ser trasladados al hospital la menor murió a consecuencia de los balazos. Otra lamentable tragedia, otra más, en el destino turístico más importante del Caribe. Por si fuera poco, también se encontró muerta a una mujer en la Región 107, violada y apuñalada en lo que resulta un claro feminicidio, pero la senadora en lugar de gestionar apoyo expedito para seguridad o, para el recale masivo del sargazo, que ya llegó a Quintana Roo,  dedica su talento y el recurso público para atender temas que a los quintanarroenses poco le importan.
El caos es obvio, los taxistas matan la actividad turística precisamente en el municipio de origen de CJ bloqueando el aeropuerto, mientras el presidente municipal de Cozumel, Pedro Joaquín Delbouis, esperaba que la isla se convierta en un imán que atraiga inversionistas de los 45 países participantes en el Tianguis Turístico de Acapulco.
Este es solo un recuento de daños al que hay que agregar que el robo a cajeros automáticos, mismo que se extiende ya a Tulum, suma asaltos a clientes al salir de bancos y este día llegó hasta el Aeropuerto Internacional de Cancún.
Para rematar, las instituciones encargadas de defender al medio ambiente y atender las áreas protegidas permiten la devastación de selvas, manglares y humedales. Hace unos días la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Profepa y Armada de México realizaron verificaciones cerca del ejido José María Pino Suárez donde han sido devastados humedales para hacer una conexión con el camino Tulum-Boca Paila dentro de la Reserva de Sian Ka´an, pero la Senadora ni sus luces.
Solo habla y habla, ataca y parlotea y nada hace por Quintana Roo, y sabe, amable lector, cuál es su aspiración, há, ser la Gobernadora de Quintana Roo.