CANCÚN, QRoo, 1 de noviembre de 2018.- Además de sol y playa, Cancún también es cultura y tiene tradiciones, su gente las manifiesta con orgullo durante el Desfile de Catrinas y Catrines que se realizó este jueves 1 de noviembre y con lo cual dieron inicio las actividades de la octava edición del Festival de Cena de Ánimas, que cada año cobra mayor fuerza entre la población durante las celebraciones por motivo del Día de Muertos.

El Festival de las Ánimas inició poco después de las 18 horas con el desfile de personas disfrazadas como calaveras, vestidas de gala, adornadas con flores rememorando a la catrina que diera origen el artista mexicano José Guadalupe Posada.


El desfile partió de la Plaza de la Reforma, frente al Palacio Municipal de Benito Juárez, encabezado por un grupo de jaraneros y mestizas, así como de unos cuatro zanqueros, niños, niñas, jóvenes, adultos, entre locales y turistas caminaron por la ciclovía de la avenida Tulum de lado del Palacio Municipal hacia la avenida Cobá y tomaron el paso peatonal ubicado a la altura de la tienda de autoservicio ubicada en esa zona, para regresar por el otro lado de la calle y dirigirse el andador Tulipanes y finalmente llegar al Parque de Las Palapas, en cuyo escenario se realizaron diversas actividades artísticas alusivas a estas fechas.


En emblemático lugar de reunión de las familias cancunenses fueron instaladas alrededor de 30 carpas, mismas que se adornaron con las tradicionales flores de cempasúchil, papel picado de colores, y donde se ubicaron las mesas para los altares de los difuntos.
Los había representativos de varias partes de la República Mexicana, como Chiapas, Oaxaca, Tabasco y por supuesto los de la Península de Yucatán, con su Hanal Pixán, en cada una se pudo observar a los representantes ataviados con el traje típico del lugar, en una celebración que cada año fortalece su arraigo en el destino turístico más importante de México.