FELIPE CARRILLO PUERTO,  QRoo, 1 de abril de 2019.-  El incremento del trabajo doméstico en el país pone en evidencia la incapacidad del modelo neoliberal para generar oportunidades laborales, que necesita la Población Económicamente Activa, que crece significativamente.
Existen en Quintana Roo miles de personas, en su mayoría mujeres, que realizan labores de trabajo doméstico por menos de un salario mínimo. 
Lo anterior, se desprende de información oficial del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y de la Subsecretaría de Empleo y Productividad Laboral de Quintana Roo, que en noviembre de 2016 registraba en este renglón a 82 mil 81 personas, de las cuales 61.1 por ciento eran mujeres y el resto varones.
En México, de cada 100 personas dedicadas al trabajo doméstico, 95 son mujeres. 
De 2010 a 2012 se registró un crecimiento de 25 por ciento, en el número absoluto de mujeres mexicanas dedicadas a esta labor.
De acuerdo con el Censo de 2010, las mujeres representaron en ese año 94.2 por ciento del total de las personas que se dedican al trabajo doméstico remunerado, es decir, que 1.49 millones de mujeres se dedicaban fundamentalmente al trabajo en viviendas distintas a las de sus hogares. 
Para el tercer trimestre de 2012, esta cifra había crecido a 1.96 millones de mujeres.
Los cinco estados con mayor porcentaje de trabajo doméstico remunerado son: Veracruz, con un 6.2 por ciento respecto del total de la población ocupada; Yucatán con 6 por ciento; Morelos con 5.9 por ciento, Tabasco con 5.8 por ciento y Querétaro con 5.0 por ciento.
Datos del INEGI indican que 60 por ciento de quienes trabajan en el sector de las viviendas particulares cuentan con estudios de primaria.
Uno de cada tres cuenta con estudios de secundaria; mientras que 6.3 por ciento cuenta con estudios de educación media superior o incluso con algún grado de instrucción superior.
En el mundo existen alrededor de 50 millones de trabajadores domésticos de los cuales, un aproximado de 85 por ciento son mujeres y de éstas un número indeterminado son migrantes de diferentes países o de su mismo país provenientes de comunidades marginadas. 
Se estima que solo 9 por ciento de estos trabajadores domésticos tendrían un tipo de protección legal. 
La Organización Internacional del Trabajo, estableció en junio de 2011 las normas laborales en un convenio para las y los trabajadores domésticos, pero hasta la fecha solo 27 países en el mundo han ratificado dicho convenio. El Estado mexicano no lo ha hecho.
El Convenio mencionado es el número 189 de la OIT que protege de manera específica a este grupo en condición de vulnerabilidad. 
Legisladores han pedido que el Gobierno de la República envíe al Senado lo más pronto posible el Convenio 189 para su ratificación, debido a que el Senado de por sí, no podría tomar una determinación si no se tiene el convenio firmado.