COZUMEL, QRoo, 7 de abril de 2019.- Su cabello y sus bigotes imitan el color de su atuendo cuando encabeza el tradicional  baile de la cabeza de cochino como bastonero mayor, y aunque ahora ya usa bastón al caminar, el titulo es por ser el guardián de una promesa realizada por su bisabuelo Don Casimiro Cárdenas, hace 171 años. 
Se trata de Eligio Cárdenas Montero, historia viva y fortaleza de la tradicional fiesta cozumeleña de El Cedral, que actualmente es conocida en todo el mundo y visitada por quintanarroenses y y por turistas nacionales e internacionales.
La historia de la fiesta religiosa del poblado de El Cedral, en Cozumel, inició en 1848, un año antes de la Guerra de Castas, en Yucatán, don Casimiro sobrevivió a una matanza:
Encontrándose él entre cadáveres, descubrió que en sus manos tenía una cruz, a la cual le prometió que de sobrevivir a la guerra y encontrar un sitio tranquilo para vivir le haría una fiesta cada año, fue así como en 1848 llegó a Cozumel por el ingreso que en ese tiempo era en el costado sur de la isla.
Desde entonces, la familia ha preservado esa promesa a la que, con el paso de los años, se le ha anexado una feria con actividades culturales y recreativas.
Don Eligio es parte de esa historia viva y actualmente,  y poco a poco, está cediendo ese legado a su hijo Martín Alberto Cárdenas Ávilabtal y como lo hizo con don Eligio su bisabuelo, abuelo y su  padre.
Por momentos, sus ojos se llenan de lágrimas al recordar su infancia cuando ayudaba en la preparación de los alimentos que se entregan luego de rezar las novenas en honor a la Santa Cruz de Sabán.
Y pide a los habitantes de Cozumel y a los pobladores de El Cedral que participen y no permitan que esta promesa se pierda.
Recuerda que ni siquiera hace muchos años, cuando se incendió la iglesia, se dejó de cumplir con esta promesa, misma que este año da inicio el 23 de Abril con la bajada de la imagen del Santo y con una procesión por el poblado llevando con ellos la cruz original de su bisabuelo, que está resguardada en la iglesia del lugar  donde cada día se tiene una novena por una familia del lugar que concluirá el 3 de mayo.
La feria como tal inicia el 27 de Abril y concluye el 3 de Mayo a la par de la actividad religiosa, ambas se clausuran en un mismo evento que es el Baile de la Cabeza de Cochino, que es parte de la promesa y como agradecimiento por las bendiciones recibidas a lo largo del año.