CIUDAD DE MÉXICO, 06 de mayo de 2018.- Como una alternativa para coadyuvar a preservar la salud, elevar la calidad de la miel o determinar dónde existen depósitos de sedimentos para la extracción de petróleo, investigadores de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), estudian las especies de polen en el ambiente urbano.

A través de un comunicado, informaron que en el Laboratorio de Palinología se llevan a cabo mapeos de la concentración de polen y un catálogo de las especies presentes en las diferentes zonas del país, pues de acuerdo con la Secretaría de Salud el 6 por ciento de la población sufre algún tipo de alergia ocasionada por estos granos microscópicos.

La investigadora David Leonor Quiroz García, titular de este Laboratorio, señaló que en promedio entre 30 a 50 granos por metro cúbico de aire puede desencadenar algunas afecciones dependiendo de la sensibilidad de la persona. “Las estadísticas se han incrementado porque los contaminantes se adhieren al polen y hace que las reacciones sean más intensas”.

Consulta más en Quadratín México