CANCÚN, Qroo, 13 de abril de 2019.- La titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Josefa González Blanco Ortiz Mena, desconoce la problemática ambiental y la autorización emitida por su propia dependencia que hace apenas ocho días, autorizó la construcción de unas dos mil viviendas en la selva de Chemuyil, Tulum, que afectará directamente a 70 especies de fauna, de las que 17 cuentan con protección especial o tienen estatus de “amenazada”. La funcionaria federal ignora también el impacto que tendrá la edificación de dos hoteles con 855 habitaciones en las bahías de Chemuyil-Chemuyilito, lugar donde en temporada de anidación de tortugas, hay dos nidos por cada metro lineal.
En entrevista, posterior a la reunión de trabajo en el marco de la Estrategia Intersecretarial del Gobierno Federal para la Atención del Sargazo en el Caribe Mexicano, que ella coordina, Josefa González Blanco Ortiz Mena señaló que: “Lo que si te puedo decir (…) es que nada que altere el medio ambiente será aprobado (…) por el bien de México, primero las tortugas”, enfatizó al reiterársele que la aprobación para construir dos hoteles con un total de 855 cuartos en las bahías mencionadas fue otorgada en administraciones federales anteriores. Ante ello, la titular de la Semarnat acotó: “lo revisamos”.
Josefa González Blanco, quien es familiar de David Ortiz Mena, presidente de la Asociación de Hoteles de Tulum, omitió contestar respecto a la autorización que la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de su administración otorgó al proyecto con el numeral 23QR2018UD069 para la edificación de casi dos mil viviendas a favor de la empresa Condo Hotel GBP, que desmontará 238 mil 82 metros cuadrados de selva e incluye 97 edificios, 15 cabañas e instalaciones adicionales que, en conjunto, representan mil 986 viviendas y 307 edificaciones.
Por otra parte, la secretaría federal de Medio Ambiente anunció en la entrevista que para atender el tema del arribo masivo del sargazo, se creará una Comisión Presidencial para dimensionarlo en su justa medida ya que: “es de gran trascendencia y tenemos que tomarlo en serio; lo hemos estado haciendo, llevamos meses trabajando en esto y con un trabajo conjunto, con una coordinación de toma de decisiones optimizamos el recurso que hay y contenemos la problemática más fácil, (…) tiene que ser un ejercicio totalmente transparente para la ciudadanía, para la iniciativa privada, para todos”, manifestó.
Respecto a los 400 millones de pesos que está solicitando el Gobierno de Quintana Roo para atender esta problemática, la titular de Semarnat fue clara al señalar que: “primero tenemos que ver qué se necesita, cuál es la tecnología que se tiene qué usar y después sabremos”.
A la reunión privada asistieron el gobernador Carlos Joaquín y autoridades de los distintos municipios, así como el coordinador federal en Quintana Roo, Arturo Abreu. Una de las prioridades que se trató es  evitar la afectación de miles de empleos del sector turístico.
Se reiteró que se buscará recolectar el sargazo antes de su llegada a las costas y, aunque no funcionaron el año pasado, las autoridades estatales planean utilizar de nueva cuenta vallas, además de realizar limpieza en las playas, entre gobiernos e iniciativa privada.
A la reunión asistió Zoé Robledo Aburto, subsecretario de Gobernación, las alcaldesas de Benito Juárez y  Solidaridad, Mara Lezama y Laura Beristain, respectivamente, además de los presidentes municipales de Isla Mujeres y Cozumel, Juan Carrillo Soberanis y Pedro Joaquín Delbouis.