Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Quadratín Quintana Roo

Itinerario Político

Ricardo Alemán
 
| 25 de julio de 2018 | 8:09
 A-
 A+

¡CUATES Y CUOTAS!

La terca realidad de los primeros 25 días confirma que, el de Andrés Manuel López Obrador, podría ser un gobierno de “cuates y cuotas”.

Y si dudan, basta revisar diarios como La Jornada, semanarios como Proceso y los informativos de Televisión Azteca. En todos ellos –y muchos otros–, la parcialidad ha dado paso a la complicidad grosera.

Y es que para esos medios no existió –por ejemplo–, el fraude cometido por Morena a través del Fideicomiso creado para los damnificados y que una vez denunciado y probado por el INE confirmó que el partido rojo no cumplió las reglas de financiamiento en una elección.

Y a pesar de las evidencias aplastantes esos medios no dedican una sola crítica al fraude, menos un cuestionamiento o un reportaje por la nueva “estafa maestra”. En cambio, los medios cuates del nuevo gobierno dedican amplios espacios al elogio desmesurado y sin pudor, al estilo de la “prensa vendida” que cuestionó la izquierda mexicana en los años 60 y 70 del siglo pasado.

Y es que hoy esos medios son todo aquello que sus directivos y periodistas “cuestionaron a los 20”. Por eso la pregunta obliga. ¿Por qué la sumisión que raya en complicidad?

Elemental; porque La Jornada, Proceso y Televisión Azteca –entre otros–, son “cuates” de un gobierno que ya paga “cuotas”. Van las pruebas.

1.- Hace días, La Jornada publicó una imagen de la visita de AMLO a sus instalaciones. Mensaje lapidario: “todo empezó aquí”, parecía decir. Y es que en los últimos 30 años –con Carlos Payán y Carmen Lira como directores–, La Jornada estuvo siempre al servicio de Obrador; lo construyó como líder social, jefe del PRD, candidato presidencial y dueño de Morena. La Jornada militó, antes que informar.

2.- En los previos al año 2000, el gobierno de Zedillo –con mediación de Esteban Moctezuma, a la sazón titular de Gobernación y Desarrollo Social, respectivamente–, pactó con AMLO la jefatura del PRD y luego la candidatura al gobierno al DF, pese a que Obrador no cumplía los requisitos legales. Por eso, Zedillo también salvó de la quiebra económica a La Jornada.

3.- En el libro “Diarismo” –págs. 190 y 191 y 192–, el periodista Marco Lara Klahr revela que La Jornada puso todos sus recursos –periodistas incluidos–, para construir a AMLO.

En un pasaje penoso, Lara relata que reporteras y directivos de La Jornada hacían el papel de “nanas” y “guaruras” de los hijos de AMLO. También confirma que Carmen Lira es “madrina” de los hijos mayores de AMLO, mientras la reportera Rosa Icela Rodríguez hacía el papel de “guarura”.

4.- En el escándalo del Fideicomiso fraudulento, aparecen Pedro Miguel y Julio Sherer Ibarra. El primero es directivo de La Jornada y el segundo de la revista Proceso.

Por lo anterior, hoy la Jornada, Proceso y Televisión Azteca son los medios oficiales del presidente Obrador. Hoy, Esteban Moctezuma será titular de la SEP; hoy, Rosa Icela Rodríguez será secretaria general del gobierno de Sheimbaun en CDMX y Julio Sherer será el abogado presidencial.

Gobierno de cuates y cuotas. ¡Y apenas empiezan!

Al tiempo.