Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Quadratín Quintana Roo

Itinerario Político

Ricardo Alemán
 
| 14 de agosto de 2018 | 5:00
 A-
 A+

¡EL ESPEJO DE LOPEZ…!

 

La primera escaramuza se produjo cuando uno de los asistentes reclamó indignado: “¿Por qué utilizas en tono peyorativo el apellido López, cuando te refieres al presidente Andrés Manuel López Obrador?”.

La respuesta fue muy fácil. “Porque durante décadas, no sólo los malquerientes sino todos los ciudadanos se referían a Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña… así, por su primer apellido, a secas”.

Además de que el uso coloquial del primer apellido para referirse al Presidente incluyó a la mayoría de los periodistas, a muchos columnistas y no pocos intelectuales.

Algunos incluso motejaron a un presidente, en tono despectivo, con el acrónimo “fecal”, el que todos los días citaban en el doble sentido, en alusión a Felipe Calderón. Esos columnistas, por cierto, hoy son incapaces de decirle “López” al presidente.

No ven y menos entienden que referirse al “Presidente López” de manera distinta a Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña, sería un ridículo culto a la personalidad. Claro, a menos que los periodistas, columnistas e intelectuales tengan aspiraciones como las de sus homólogos en tiempos del populismo de Echeverría, en donde hubo periodistas gobernadores y legisladores.

Luego, el ambiente se calentó a niveles de discusión cuando algunos de los asistentes a la tertulia –que abiertamente simpatizan con Morena y su candidato ganador–, dijeron que era exagerado decir que el nuevo gobierno, el de López, sería una derrota para los avances democráticos.

“¿Cuál derrota, cuales avances democráticos…?”, reclamaron los más jóvenes.

Alguien explicó que serían derrotadas “la pluralidad, la tolerancia, la transparencia, la rendición de cuentas…  y no serán posibles investigaciones como la Estafa Maestra…”.

Otro más entró a la discusión y dijo que no hay duda que veremos el regreso del “planchazo”, el “mayoriteo” y las peores prácticas del viejo PRI, poco o nada democrático.

Y es que de los simpatizantes, seguidores, aplaudidores, convencidos o fanáticos del nuevo gobierno, pocos quieren ver que no es serio cuando los futuros secretarios de Estado hablan de un gobierno que hará todo “por consenso”, “que consultará todo” o que no habrá “mayoriteo” y menos “planchazo” en las cámaras del Congreso.

 

 

“¿De verdad alguien puede suponer que el gobierno de López será democrático, transparente, honesto, y que veremos transparencia y rendición de cuentas…?” Preguntó un viejo columnista.

Y siguió: “Sí no lo creen se pueden asomar a ese formidable espejo de López que se llama Morena…

“¿Quién manda en Morena, quién decide, quién da y quita cargos, posiciones, candidaturas, recursos; quién premia y castiga, quién purifica y sataniza, quién es dueño del futuro político de tal o cuál; quién nunca ha explicado de dónde sale el dinero para hacer política y para vivir el día a día….?

Morena es el mejor retrato del gobierno de AMLO. Lo demás, es no querer ver y no querer entender.

Tertulia de periodistas y columnistas. Y se quejaban del PRI.

Al tiempo.