Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Quadrartín Quintana Roo

ITINERARIO POLÍTICO

Ricardo Aleman
 
| 05 de noviembre de 2018 | 15:12
 A-
 A+

¿DOMESTICARON A LA IP…? 

 

No son pocas las voces que suponen, con razón, que los grandes capitales nacionales –y con ellos los grandes medios de comunicación–, no han entendido el papel histórico que impone un inevitable cambio de régimen. 

Por eso –porque ignoran el papel empresarial en la historia–, no pocos de esos grandes capitales hoy no sólo parecen domesticados sino que –a su vez–, creen que ellos serán capaces de domar al populista en el poder. 

Y entonces –en el intento de domar a la fiera–, vemos concurridas bodas “fifí”, felices comilonas de empresarios elogiando a lopistas, fastuosos foros de elogio mutua y hasta un repentino gusto empresarial por el béisbol. 

Todo ello sin olvidar las zalameras coberturas informativas, que lo mismo organizan Televisa, que Televisión Azteca, Grupo Milenio, Reforma y otros medios que compiten por el elogio sin freno al nuevo poder presidencial. 

Por eso, cada vez son más las voces preocupadas por la pasividad empresarial. ¿Dónde están hoy los hombres de empresa que –igual que sus pares hace medio siglo–, enfrentaron a Cárdenas, Echeverría, López Portillo…? 

¿Dónde están los modernos Eugenio Garza, Manuel Clouthier y, sobre todo, aquellos empresarios de todo el país que empujaron los ideales de Manuel Gómez Morín –y la creación del PAN–, ante el populismo de Cárdenas? 

Hoy, pocos hombres de empresa parecen dispuestos a hacer frente al populismo lopezobradirista, a pesar del manotazo autoritario que significó el derrumbe del NAIN. 

Por eso, vale recordar –frente al atolondramiento empresarial–, que en septiembre de 1973 un grupo de la liga comunista 23 de septiembre asesinó al patriarca del empresariado regiomontano, Eugenio Garza Sada en un supuesto intento de secuestro. 

Hoy existe certeza plena de que se trató de un crimen de Estado, no sólo solapado por el gobierno de Luis Echeverría, sino ideado desde el del poder mismo. Y es que el Grupo Monterrey –y su patriarca, Eugenio Garza–, habían enfrentado al populismo de Echeverría que amenazó con la estatización del Tecnológico de Monterrey, en un intento de doblegar al Grupo Monterrey. 

Paradójicamente, en esa batalla un actor central se llama Porfirio Muñoz Ledo, mientras que hoy son aliados del gobierno populista de AMLO grupos regiomontanos mediáticos como Tv Azteca, Reforma, Milenio y otros, cuyo servilismo avergonzaría a Eugenio Garza. 

Otro septiembre, de 1982, en su último informe, José López Portillo anunció la nacionalización de la banca. En respuesta, Manuel Clouthier –mítico dirigente de Coparmex y del CCE–, chocó contra el populismo estatista de “Jolopo” y movilizó al empresariado de todo el país. 

El resultado fue un ingreso masivo de la IP al PAN –entre ellos Vicente Fox–, quienes dieron la batalla contra el populismo desde la trinchera política. Ya en 1939, muchos empresarios se habían sumado al movimiento de Manuel Gómez Morín, contra el populismo de Cárdenas, que dio origen precisamente al PAN. 

¿Dónde están hoy los empresarios? ¿Los domesticó el populismo “lopista”? 

Al tiempo.