FELIPE CARRILLO PUERTO, Q Roo, 15 de septiembre de 2019.- Vicente María Velázquez era un sacerdote y político yucateco que sostenía en 1812 que la Península de Yucatán pertenecía originariamente a los indígenas, pero que los conquistadores españoles invadieron y usurparon sus tierras sometiéndolos a la esclavitud.

“Estos pobres indios, forman la inmensa mayoría de los yucatecos: descienden de los primeros dueños de la tierra, nuestros padres les usurparon todos sus derechos y los esclavizaron, so pretexto de religión”, afirmaba.

En su ideario, decía que ellos entonces, los mayas, podían y debían gobernar su país y estas ideas del padre Vicente María Velázquez son comentadas por Jesús Reyes en su libro El liberalismo Mexicano (Fondo de Cultura Económica 2007).

Vicente María Velázquez entonces fue un personaje que destacó en la lucha independentista por su compromiso con el pueblo maya peninsular pero, lamentablemente es poco reconocido en la historia mexicana.

El cura era líder de un grupo de jóvenes que fueron conocidos como los Sanjuanistas de Mérida, en Yucatán.

Sus aspiraciones democráticas surgieron a partir de su reflexión como destacados pensadores con edades de entre 19 y 21 años.

Apostaron por lograr cambios significativos en el gobierno y marcaron el ejercicio del pensamiento de los intelectuales yucatecos que contribuyeron a lograr la emancipación de Yucatán de España, el 15 de septiembre de 1821, es decir, 12 días antes de que se consumara la Independencia en el resto de la Nueva España.

Se conoce que la consumación de la Independencia de México se dio con Iturbide y Guerrero a partir del Plan de Iguala, el 27 de septiembre de 1821, sin embargo, en el sureste, se gestó 12 días antes.

En los albores del siglo XIX, antes de la Independencia, se reunían en la iglesia de San Juan, de ahí el nombre del grupo, y tenían intereses económicos y sociales muy distintos a los de la corona española, tuvieron una participación activa en la lucha de Independencia de Yucatán.

Durante sus estudios en el convento, Vicente María Velázquez tuvo acceso al libro Brevísima Relación de la Destrucción de las Indias, escrito por fray Bartolomé de las Casas, en el cual se describían las crueldades de los conquistadores hacia los mayas. Esto influyó en su decisión de ayudar a los indios en sus misiones como sacerdote.

Al término de sus estudios, le asignaron la iglesia de San Juan, él había crecido en ese barrio. Desde ese momento trató de ayudar y aconsejar a los indígenas ante los abusos que sufrían por parte de los hacendados. También había con él otros sacerdotes y seglares que compartían ideas de igualdad y en 1810, bajo su dirección, comenzaron a reunirse para discutir las formas viables de auxiliar a los mayas. Fue así como se formó la Sociedad de los Sanjuanistas.

Según la investigadora Laura Machuca Gallegos fueron los Sanjuanistas, en 1811, los que emitieron el primer manifiesto democrático ante una autoridad colonial, pidiendo la destitución del gobernador militar de Yucatán.

Entre sus acciones estuvieron la de exigir a la Iglesia católica y al gobernador militar de Yucatán leer y publicar la Constitución de Cádiz, firmada en España, en febrero de 1812 y que emancipaba a los esclavos, permitía la libertad de cultos en los territorios españoles en América, reclamaba los primeros derechos humanos para los ciudadanos e imponía la separación del estado de la Iglesia católica.

Ese mismo año, los Sanjuanistas lograron desde el Cabildo de Mérida establecer las primeras reformas sociales en América y con ello, se instaló la primera escuela pública.

Su intervención permitió que José Francisco Bates trajera la primera imprenta a Yucatán y se iniciara el periodismo y la publicación de importantes obras de autores locales, en marzo de 1813.

La acción de los Sanjuanistas encabezados por Vicente María Velázquez contribuyó en mucho a lograr la proclamación de la Independencia de Yucatán de España, el 15 de septiembre de 1821, unos días antes de que lo hicieran Iturbide y Guerrero con el Plan de Iguala, por ello en estos festejos es importante recordar su participación como liberadores del sureste y de México

  • Carlos Chablé es cronista de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo