Aunque no faltaron las voces que afirmaron que la reunión entre Andrés Manuel López Obrador y el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios estuvo “bien a secas”, la realidad es que tanto el candidato presidencial de Morena, como el líder moral del prominente grupo de empresarios, Claudio X. González, calificaron el encuentro como muy positivo y cordial.

Incluso Claudio X. González, entrevistado por los periodistas al salir del mencionado encuentro, bromeo con ellos y dijo les que platicó con el tabasqueño sobre beisbol – el deporte favorito de López Obrador-, y que además al despedirse se dieron un fuerte abrazo.

Los tres compromisos que López Obrador hizo a los empresarios más grandes de México, en la reunión de antier, -que por cierto superó en número de asistentes a la que tuvieron el resto de los aspirantes presidenciales, pues incluso tuvieron que llevar sillas adicionales para todos los personajes que llegaron y no esperaban- fueron los siguientes:

1.- La inversión privada seguirá siendo el motor de la economía mexicana.

2.- Durante su gobierno, en caso de ganar las elecciones, no habrá incrementos a los impuestos. De la misma manera, les aseguro a sus anfitriones que no habrá cambios radicales, ni en la reforma energética ni en los precios de garantía al campo mexicano y que éstos solamente serán revisados en zonas especiales.

3.- Su programa de gobierno no estará basado en decisiones radicales y populistas, como el realizar expropiaciones.

Faltando 23 días para las elecciones presidenciales, Andrés Manuel López Obrador despejó la gran duda, con la que sus críticos a sueldo siembran diariamente en los medios buscando de espantar al electorado mexicano.

El candidato presidencial de Morena y su enlace con el empresariado mexicano Alfonso Romo, dejaron muy claro el siguiente mensaje, que en caso de ganar las elecciones, de ninguna manera México se convertirá en un país al estilo Venezuela.

Ello a pesar de que, seguramente de manera involuntaria o sin cálculo político alguno, algunos de sus más cercanos colaboradores o simpatizantes continúan confundiendo al electorado.

Un ejemplo de ello es la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, quien ha metido la pata ya en varias ocasiones con sus declaraciones comportándose como si fuera una miliciana de la llamada revolución bolivariana.

La última vez que lo hizo Yeidckol fue en una publicación que circuló ampliamente en la red social Facebook.

Y es que, a pregunta expresa de un ciudadano, Polevnsky reconoció que el partido de Andrés Manuel López Obrador, busca incluir a México en la Revolución Bolivariana.

El pasado 23 de mayo, tras publicar el libro: Las Mentiras de Anaya, la pupila de López Obrador, interactuó con sus seguidores en su cuenta, y respondió algunos cuestionamientos.

Polevnsky respondió “Así es”, a un usuario que le cuestionó si en su partido (Morena) están en favor de la Revolución Bolivariana, el marxismo, socialismo-comunismo que ha afectado a países como Cuba, Nicaragua, Bolivia y actualmente Venezuela.

“Reformulo la pregunta directamente a la Sra. Yeidckol Polevnsky ¿Me podría decir usted si el partido que representa pretende integrar a México a la Revolución Bolivariana y llevar a México el sistema socialista-comunista uniéndose en el Pacto de Sao Paulo con Cuba, Bolivia, Venezuela y Nicaragua?”

Sin embargo, momentos después la presidenta de Morena, reeditó su respuesta y cambió el “Así es” por “Ya lo dijo Andrés Manuel López Obrador nuestra referencia son los grandes héroes mexicanos: Juárez, Madero y Cárdenas! Un saludo!!!”.

Otro caso para meditar son las declaraciones del escritor Paco Ignacio Taibo II, quien insiste en señalar que habrá expropiaciones y fusilamientos como en los tiempos de la Reforma a los traidores de la patria, como fue el caso de Maximiliano y sus generales Miguel Miramón y Tomás Mejía en el Cerro de las Campañas.

Este tipo de declaraciones de los “partidarios de AMLO” definitivamente confunden al electorado.

El remate de la exitosa entrevista de Andrés Manuel López Obrador con el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios encabezado por Alejando Ramírez, fue el tumultuario mitin de apoyo por la tarde en Jalapa, Veracruz.

El tabasqueño enseñó el músculo en una de las entidades que tiene uno de los padrones electorales más importantes del país.