CANCÚN, QRoo, 30 de junio de 2019.- Beber agua en Quintana Roo es un riesgo, más si de 800 dispensadoras apenas 350 tienen un registro.

Beber agua que no sea realmente potable provoca problemas de salud muy serios para los consumidores, alertó Miguel Ángel Pino, director Contra Riesgos Sanitarios en Quintana Roo (Cofepris).

Precisó que al no contar con registros los expendedores, Cofepris no puede realizar una verificación exhaustiva, lo que es un riesgo para la ciudadanía que compra y consume agua de marcas calificadas como patito.

El problema, dijo, es mayor en la zona norte donde es mayor el número de despachadores de agua.

“sin registro, no hay aviso de funcionamiento y menos supervisión, deben existir unos 800 dispensadores, pero bien montados y oficializados solo existen 350″.

Por ello pidió que si se detectan anomalías denuncien.

Si usted ve en el agua cositas verdes, mal olor, sabor, color o estado de oxidación el agua no es consumible, advirtió.