CHETUMAL, QRoo, 20 de junio de 2018.- Como nuevo presidente de la Comisión para el Desarrollo Social y Pueblos Indígenas de la Conferencia Nacional de Gobernadores, Carlos Joaquín González trabajará en la seguridad humana ante la extensión de la violencia en México, delitos de alto impacto y el combate a la gran percepción de inseguridad.
Durante su mandato en esa comisión de Conago parte de su trabajo será enfrentar la violencia, ya que la percepción de inseguridad está limitando las capacidades y libertades de la población así como la manera en la que accede a los derechos sociales.
El gobernador de Quintana Roo aceptó el compromiso de analizar la violencia y el crimen como un fenómeno multifactorial que responde a diversas causas, procesos sociales y económicos.
El mandatario tendrá como vicecoordinadores a Héctor Antonio Astudillo Flores, jefe del Ejecutivo de Guerrero, y Miguel Márquez Márquez, mandatario de Guanajuato.
En ese marco, Carlos Joaquín convocó a los coordinadores del gabinete social de cada gobierno estatal con objeto de fortalecer la temática y las propuestas a fin conciliarlos ante la próxima administración y legislatura federales para que sean considerados en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024, así como en la agenda de los congresistas.
La construcción de la Agenda México de Desarrollo Social se concibe desde seis ejes temáticos que serán analizados en los próximos meses:
Desarrollo Regional, que pretende establecer una política federal de articulación regional que permita la planeación, diseño, formulación y operación de presupuestos, políticas y herramientas efectivas.
Revisar y fortalecer las reglas y mecanismos de operación de los programas sociales desde una visión regional, adecuándolas a la realidad nacionales, considerando la migración interna, edad, género, ocupación y vocación de cada región y micro-región, que permita a los gobernadores montos, formas, tiempos y recursos en el momento y lugar adecuados.
Favorecer una inclusión urbana, para atender la pobreza con políticas de desarrollo económico y social, planeación e inversión en infraestructura.
Respecto a los pueblos indígenas del siglo XXI, se buscará implica evaluar lo que se ha realizado, eliminar lo que no ha servido, fortalecer las políticas que han tenido éxito, y diseñar líneas de acción efectivas, para concretar la visión 2030 que prevé que en México ningún integrante de los pueblos indígenas se encuentre en condición de pobreza extrema.