FELIPE CARRILLO PUERTO, QRoo, 17 octubre de 2020.- Los pueblos indígenas son ejemplo de resiliencia frente a la pandemia, ya que a pesar de las adversidades que hoy enfrentan por el Covid 19, han buscado sus propias soluciones gracias a sus conocimientos y prácticas tradicionales.

En un interesante texto de Gabriela Ortiz y con fotografía de Karen González, publicado en la página de la Universidad Autónoma de Nuevo León, se menciona que hoy más que nunca resulta importante salvaguardar a estos pueblos que pueden enseñar mucho sobre cómo reequilibrar nuestra relación con la naturaleza y reducir el riesgo de futuras pandemias.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoce que, gracias a sus conocimientos tradicionales y su relación con el mundo natural, los pueblos indígenas saben desde hace tiempo que la degradación del ambiente tiene el potencial para desencadenar enfermedades.

Para las comunidades indígenas no existe condición que les impida trabajar en conjunto, frente a la pandemia generada por el coronavirus se han unificado a través de redes de apoyo para salir adelante, así lo explicó de manera puntual María de Jesús Ávila Sánchez, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales (IINSO) de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

En la publicación se destaca que los indígenas migrantes han vuelto a sus comunidades, precisamente, en búsqueda de estas redes de apoyo para protegerse del Covid 19.

A través de la solidaridad colectiva, los migrantes regresan con el fin de sentir la fraternidad de su grupo y enfrentar la pandemia.

La medicina tradicional ha estado presente desde la época prehispánica en pueblos indígenas, y durante la contingencia han recurrido a ella para atender los síntomas del coronavirus. Se está reconociendo como un asunto de autonomía y libre determinación que la medicina alópata también pueda reconocer esta medicina tradicional y haya un respeto a este conocimiento ancestral.

Recientemente dirigentes y activistas de diversas organizaciones que realizan actividades relacionadas con la lengua y cultura mayas en los estados de Quintana Roo, Yucatán y Campeche dijeron que a pesar de que instituciones gubernamentales y organismos de la sociedad civil elaboraron materiales en lengua maya, no todas involucraron a los pueblos indígenas en el diseño y desarrollo de las campañas informativas.

Las instituciones oficiales tampoco tomaron en cuenta sus conocimientos y cosmovisión, además de que son insuficientes las acciones que garanticen el acceso a la información.