CANCÚN, QRoo, 14 de junio de 2018.- La Comisión de los Derechos Humanos de Quintana Roo (Cdheqroo) señaló a la Universidad de Quintana Roo (Uqroo) de haber violado los derechos de tres estudiantes de posgrado sobre acceso a la legalidad y a la seguridad jurídica; cuestionó la calidad ética y profesional de los académicos de posgrado y la emplazó a reparar el daño en un plazo de cinco días.
El día 7 de junio pasado la Cdheqroo recomendó al rector Angel Rivero Palomo, una larga lista de acciones y le otorgó cinco días, para manifestar si las atendería o no, advirtiéndole que en caso de no acatar la disposición, será llamado a comparecer ante el Congreso del Estado de Quintana Roo.
La sentencia sienta un precedente nacional que cuestiona, vulnera y demerita la calidad académica de programas de educación superior, en este caso de la CONACyT, la normatividad interna de la Uqroo y a los profesores docentes y de investigación en instituciones de educación superior.
Las recomendaciones que la Cdheqroo solicitó incluyen una disculpa pública del rector a los estudiantes agraviados; restituir sus derechos como estudiantes de posgrado; reparar daños materiales, en apego a estándares internacionales y estatales; realizar los trámites ante la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de Quintana Roo para que se les inscriba en el Registro Estatal de Víctimas, a fin de que puedan recibir fondos de ayuda; instruir a profesores y administrativos de posgrado a que realicen su trabajo en apego a la legalidad, imparcialidad y eficiencia, “a fin de no seguir vulnerando los derechos humanos” y que los profesores tomen cursos, en específico, seis académicos y administrativos señalados directamente por los quejosos.
Esta última recomendación se hizo para un director de división académica, el coordinador del posgrado, el secretario técnico de investigación y posgrado, dos profesores de tiempo completo de carrera y un profesor externo invitado que imparte cátedra en universidades de México, Argentina, Brasil y Colombia, además de ser presidente de una Red Latinoamericana de Investigadores de alto nivel.
 El 13 de febrero de 2018, la primera visitaduría de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos resolvió reclasificar el “hecho violatorio” a fin de que ya no se acusara a los profesores por “negativa o inadecuada prestación de servicio público en materia de educación”, sino a toda la Universidad por violaciones al derecho a la legalidad y a la seguridad jurídica” de los tres estudiantes mencionados, por no haber sometido el expediente al escrutinio de profesores de otras universidades.
La recomendación CDHEQROO/004/2018/I es para resolver las quejas interpuestas por tres estudiantes de la Maestría en Ciencias Sociales Aplicadas a los Estudios Regionales de la Universidad de Quintana Roo, por supuestos actos de violación a sus derechos humanos, por parte de los propios profesores-investigadores que les impartieron diversas asignaturas, mismas que reprobaron.
En enero de 2016, dos estudiantes interpusieron quejas individuales ante el Consejo Divisional del Posgrado, en desacuerdo con las calificaciones obtenidas en su tercer semestre lectivo: uno, había reprobado tres materias y el otro, dos. Ante eso, el Comité Académico del Posgrado nombró una comisión externa que comprobó que los motivos de las reprobaciones derivaron de su bajo desempeño académico.
Pero esta situación no fue aceptada por los estudiantes y comenzaron una desacreditación pública de sus profesores en medios de prensa locales e interpusieron una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Quintana Roo.
En febrero de 2016, la Cedhqroo recibió tres quejas separadas de estudiantes del mismo semestre del posgrado, quienes dijeron ser víctimas de actos de discriminación por parte de sus profesores del posgrado: uno, por ser de la tercera edad; el segundo, por cuestiones de género y el tercero, por preferencias políticas e intolerancia de los profesores.
En los tres casos, las solicitudes se dieron luego de la pérdida de la beca por bajo desempeño académico. Dos de ellos, reprobaron más de dos materias en el mismo semestre lectivo, por lo que perderían su condición de estudiantes en el programa de posgrado de acuerdo a la Uqroo.
El caso se politizó cuando uno de los inconformes, según fuentes de la Uqroo, manifestó en diversos ámbitos ser amigo de gente importante en la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo y de personas que laboran en medios de prensa locales, por lo que invitó a otros estudiantes a sumarse a la lucha para defender sus derechos frente a sus propios profesores.
“Cuatro alumnos interpusieron las quejas, aunque uno desistió, optando por concluir sus estudios en tiempo y forma y aceptando que había tenido un bajo desempeño en su primer semestre lectivo”.
De los tres estudiantes quejosos, uno reprobó una asignatura en su primer semestre, “al haberse encontrado un plagio en el trabajo final de la asignatura, lo que fue documentado mediante la evidencia entregada a la Cedhqroo a través de del Abogado General de la Universidad”.
“Otro de los quejosos, reprobó dos materias en el tercer periodo lectivo por bajo desempeño académico, de lo que también se presentaron evidencias a ese organismo estatal de derechos humanos”.
“El tercer estudiante, reprobó dos materias y no acreditó el seminario de investigación, que avalaba los avances de su trabajo de tesis, al presentar una serie de párrafos plagiados en su investigación y cambiar por decisión personal el protocolo de trabajo que había sido aprobado, previamente ante el Comité Académico, con el aval de su comité tutoral”, explican las fuentes.
Ante ello, la Cedhqroo solicitó información a la Uqroo y recomendó investigar sobre los diferentes casos, que a pesar de tratarse de asuntos separados, fueron conformando una “causa única”.
En noviembre de 2016, la Comisión de Honor y Justicia consideró pertinente recurrir a la evaluación de los expedientes por parte especialistas de otras universidades, dado que los tres estudiantes descalificaron todos los dictámenes emitidos por la Uqroo, pero en esos tiempos fue imposible que los catedráticos acudieran a la institución.
En febrero de 2017, la Comisión de Honor y Justicia determinó que había suficientes elementos para probar el proceder ético de los profesores del posgrado y solicitó al Consejo Universitario asentar en acta, que no resultaban procedentes las solicitudes de los estudiantes sobre modificación de las calificaciones obtenidas, pues los cursos habían sido impartidos por profesores debidamente habilitados para tales fines y con una amplia y sólida trayectoria académica.
“Al no haberse encontrado violaciones a los derechos humanos, la Uqroo procedería a aplicar su reglamento sobre pérdida de la condición de estudiante de los dos quejosos que reprobaron más de dos materias en el mismo semestre, pero inconformes recurrieron nuevamente a la prensa local para cuestionar, ahora al Consejo Universitario y al Rector de la Uqroo.
“Solicitaron a la Cedhqroo el cambio de estatus de su situación, solicitando a la Uqroo una mediación ante su situación académica, lo cual fue turnado al Rector, el 2 de octubre de 2017, tres días después éste estableció que no se aceptaba la solicitud de mediación dado que los expedientes académicos habían sido analizados, por lo que se respetarían las calificaciones asentadas por los responsables de las asignaturas”.