CANCÚN, QRoo, 10 de agosto de 2018.- Las actividades náuticas son las más solicitadas por los turistas que llegan a este destino de sol y playa, y el buceo es una de las prácticas favoritas de los visitantes, por ello la preparación de instructores es primordial, señaló Thomas Hurtado, director general de Scuba Cancún, quien recibió un reconocimiento de la Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI por sus siglas en inglés).
El empresario recibió de manos de Drew Richardson, presidente y CEO de PADI (Profesional Association of Diving Instructors), el reconocimiento para Marina Scuba Cancún, por los 35 años de afiliación y colaboración con PADI para promover la actividad del buceo deportivo y recreativo en Quintana Roo, principalmente en Cancún donde esta actividad se ha vuelto prácticamente obligada para los visitantes y donde la empresa a cargo de Thomas Hurtado opera desde hace 38 años, actualmente atienden a unos 25 mil practicantes del buceo al año.
La asociación también se reconoció la trayectoria del capitán Luis Hurtado y Matute, por sus 65 años de participar activamente en la industria del buceo en México en sus diferentes facetas, como el buceo militar, buceo industrial y comercial, así como el deportivo y recreativo.
PADI es la asociación de buceo más grande del mundo con más de 40 millones de afiliados y suma diariamente entre 4 mil 500 y 6 mil nuevos buzos.
Esta asociación fue fundada por John Cronin y Ralph Erickson en el año 1966, es la principal escuela de buceo a nivel mundial tanto en relevancia como en número de afiliados. Pero PADI también da nombre a toda una serie de certificaciones que acreditan el nivel de buceo de la persona. Estos van desde los primeros niveles de aprendizaje (cursos como Scuba Diver u Open Water Diver) hasta los más avanzados (Master Scuba Diver).
Existen certificaciones PADI para buceadores recreativos como para quienes convertirse en instructor de buceo. El método de aprendizaje en PADI mezcla teoría y práctica, la parte práctica se realiza en el agua bajo la supervisión de un instructor. Los cursos se dividen en módulos y se requiere una evaluación para conseguir cualquier certificación.