Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Salvan redes sociales Santuario de la Tortuga en Quintana Roo

Gabriela Martínez/ Quadratín Quintana Roo
 
| 22 de septiembre de 2018 | 19:30
 A-
 A+

TULUM, QRoo, 22 de septiembre de 2018.- Una vez más, Xcacel-Xcacelito, el Santuario de las Tortugas de Quintana Roo, se salvó de los intereses económicos de empresarios.

La pequeña bahía con el apoyo del pueblo quintanarroense y de los ambientalistas ha superado la ambición de tres ex gobernadores y ahora, gracias a las redes sociales, trascenderá intacta el sexenio de Enrique Peña Nieto, en la administración estatal de Carlos Joaquín González.


Pero la pelea no fue fácil: en esta ocasión tuvieron que intervenir las redes sociales en una campaña nacional e internacional para que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negara un nuevo permiso de construcción a inversionistas que afectarían el Santuario.
Xcacel Xcacelito siempre ha estado amenazado en Quintana Roo, ha sido desaprovechado para potencializar el cada vez mayor turismo ecológico y hasta olvidado por los gobiernos municipal y estatal en el ámbito de reserva natural, pero al menos por unís meses más, fue blindado por la Semarnat, que
para evitar poner en riesgo la continuidad ecológica de los ecosistemas terrestres y marinos, además de la alimentación, reproducción y anidación de las tres especies de tortuga negó la autorización de impacto ambiental para el proyecto La Calma en el municipio de Tulum.
Con la resolución SGPA/ DGIRA/ DG/ 06439, notificada este 11 de septiembre a la empresa del proyecto Plan Maestro La Calma Ecoresort Luxury, Palmares del Country S.A. de C.V. no se construirán 520 cuartos de hotel, que estarían distribuidos en 23 edificios, además de que se haría una laguna artificial y demás atractivos del resort, en un predio de 26.05 hectáreas colindante al Santuario.
Xcacel-Xcacelito siempre ha estado amenazado, hoy por La Calma, años atrás por el proyecto Carey y se ha constituido en un lugar siempre acechado.
Ante la amenaza de La Calma, ciudadanos y ambientalistas presionaron a Semarnat que se vio obligado a abrir una consulta pública, ante una organizada sociedad civil y el apoyo de la plataforma Change.org para pedir al presidente Enrique Peña Nieto, negar el permiso ambiental, como finalmente sucedió.
El Santuario de la Tortuga Marina Xcacel-Xcacelito es un área natural protegida estatal y la zona de mayor anidación de quelonios en la Península de Yucatán.
Las especies Chelonia mydas (blanca), Caretta caretta (caguama) y Eretmochelys imbricata (carey) son las que año con año, desde mucho antes que existiera Quintana Roo como estado, han llegado a desovar en estas playas, es su lugar preferido.
Pero al ser solo una reserva natural estatal y no federal se ha convertido en una obsesión para los inversionistas y la corrupción.


Destaca el hecho de que en esta última negativa, Semarnat pidió opinión técnica del Ayuntamiento de Tulum, que en lugar de ser el primero en proteger uno de sus mejores atractivos, hizo caso omiso a la solicitud.
Este 2018, el Quinto Poder actuó y el titular de Semarnat, Rafael Pacchiano, no pudo ignorar a las redes sociales y a la petición liderada por la ambientalista Araceli Domínguez, del Grupo Ecologista del Mayab.
Xcacel Xcacelito fue decretada área natural protegida estatal en 1993 por el ex gobernador Miguel Borge, en un diario oficial que el ex gobernador Mario Villanueva desapareció al subir a la gubernatura.
En el Ordenamiento Ecológico de 1994, Mario Villanueva impidió que el especialista en tortugas marinas, Julio Zurita participara para explicar la importancia ecológica y turística de la zona.
En ese sexenio, los guardianes del Santuario se vieron impotentes cuando el ejecutivo estatal vendió Xcacel a espaldas de los quintanarroenses.
Los compradores adquirieron los derechos al pagar la tierra, en detrimento de los programas de protección y educación de niños y jóvenes iniciados en 1982 y el Santuario peligró seriamente por primera vez.
En abril de 2000, los compradores de Xcacel presentaron la Manifestación de Impacto Ambiental para construir mil 500 cuartos, rechazada luego de una histórica reunión de información pública en Quintana Roo.
La batalla prosiguió y el ahora preso Roberto Borge permutó cinco de los 16 lotes que Mario Villanueva había vendido.
Tres de ellos los cedió a la Universidad de Quintana Roo y solo una franja de 100 metros de ancho quedó bajo el esquema de Santuario para la Tortuga Marina.
En 2009, el proyecto Punta Carey se presentó como la nueva amenaza: buscaba desarrollar 26 hectáreas en un predio colindante a Chemuyil, en los terrenos de Xcacel Xcacelito, con anomalías legales, técnicas y ecológicas cuando el ejecutivo estatal era Félix González Canto. Se habló, incluso, de ocho millones de dólares como regalo para que el proyecto se aprobara, pero la sociedad intervino nuevamente y se frenó.
Nueve años después, Palmares del Country, La Calma, presentaba una Manifestación de Impacto Ambiental para construir 550 cuartos de hotel en el mismo predio, con prácticamente los mismos errores legales, técnicos y ambientales, usando información de estudios realizados en 2005 y poniendo en riesgo Xcacel Xcacelito, comentó Araceli Domínguez.
“Parece que nuestros ex gobernadores, uno en una cárcel de máxima seguridad, otro encarcelado en Chetumal y el otro denunciado y en investigación, no entendieron lo que Xcacel Xcacelito significa para el medioambiente y para los quintanarroenses”, destacó.
Precisó que los empresarios deben tener un mensaje claro: Xcacel Xcacelito no se puede desarrollar porque se pone en riesgo a la tortuga marina, así como el espacio virgen, natural y sin desarrollo para que locales, visitantes extranjeros y mexicanos gocen de un lugar de esparcimiento único en el mundo.
La defensa del paradisíaco lugar cumplirá pronto 30 años, pero ahora las redes sociales han sumado a quintanarroenses, mexicanos y extranjeros.
La sociedad civil, académicos, organizaciones no gubernamentales, universidades, niños, jóvenes, artistas, funcionarios y partidos políticos iniciaron una lucha conjunta por una playa de tres kilómetros de largo, que el gobernador Carlos Joaquín tiene la posibilidad de preservar para siempre, decretando la protección integral de la selva y una playa única en el mundo.