CANCÚN, QRoo, 6 de septiembre de 2018.- Los comensales de un restaurante de pollo frito vivieron momentos de alarma, cuando un joven entró al lugar con una pistola, en un local ubicado en el área de estacionamiento de la Gran Plaza de Cancún.
Ante el alboroto, uno de los clientes del restaurante KFC salió asustado y pidió el auxilio de policías municipales que se encontraban cerca del lugar.
Los uniformados llegaron al negocio de comida y en ese momento el sujeto dejó el arma en uno de los asientos, para después intentar darse a la fuga, pero fue alcanzado y detenido.
Los policías verificaron los datos del joven, quien dijo que llamarse Cruz Alberto, de 21 años de edad, en el sistema de identificación criminal Plataforma México y salió a relucir que enfrentó un proceso penal por homicidio en el mes de mayo de 2017.
El detenido fue puesto a disposición del Ministerio Público de la Federación para ser investigado por la portación de una pistola, tipo escuadra, calibre 9 milímetros.