Anaya vive malos momentos de campaña y lo rodea la justicia

· Está lista su averiguación, como adelantamos aquí el lunes 21
· Huixquilucan: campaña de un alcalde con estigma inmobiliario

La campaña de Ricardo Anaya vive tiempos de incertidumbre.

Lleva semanas así.

He aquí algunos elementos:

El lunes de la semana pasada, 21 de mayo, dimos una primicia: la conclusión de la investigación sobre parte de los millonarios negocios de Anaya y sus socios con el evidente fin de enriquecerlo.

Los delitos: lavado de dinero, asociación delictuosa para burlar al fisco y evasión de impuestos.

A la par, no tuvo su mejor desempeño en el segundo debate de candidatos presidenciales, aunque haya cruzado acusaciones de corrupto, farsante y mentiroso con Andrés Manuel López.

La población no aprobó sus agresiones, a juzgar por las encuestas posteriores porque los mexicanos quieren un estadista al frente del país, no pendencieros de barrio.

En adición, esa imagen de choque abrió espacio al priísta José Antonio Meade para realzar su actitud mesurada y sus propuestas gubernativas, virtudes ajenas en sus adversarios.

SUEGRO Y ESPOSA EN LA MIRA

El desánimo influye en los actos de Ricardo Anaya.

Parecen haber perdido brillo.

El joven elocuente, de discurso brioso y lenguaje florido palidece mientras las encuestas hablan de estancamiento suyo y de ligero ascenso de, algo imprevisto, José Antonio Meade.

En esa situación apareció la decisión judicial de proceder contra quienes participaron en esas actividades ilícitas y autoriza al Ministerio Público a consignar las carpetas de investigación.

En apariencia el mayor involucrado sería Manuel Barreiro, dueño de la empresa Manhattan Master Plan, a través de la cual se hizo la compra-venta de una bodega en Querétaro para beneficiar a Anaya con más de 54 millones de pesos.

También se procedería contra Juan Manuel Olea Villanueva, de Advance Real Estate y socio de Manhattan Master Plan, fundamental para el presunto delito.

Pero atrás hay otros involucrados.

El Ministerio Público ha puesto el ojo en Donino Martínez, suegro de Anaya, y en su esposa Carolina Martínez de Anaya.

Falta poco para ver si la Procuraduría General de la República (PGR) y la justicia se quedan en segundones o llegan hasta el candidato de la alianza Por México al Frente.

Mi apuesta: no irán contra él por el temor de hacerlo víctima y reposicionarlo en la contienda.

Salvo, claro, si Meade cae más de lo previsible.

ESTIGMAS DE ENRIQUE VARGAS

El gran negocio en Huixquilucan es la laxitud en la aplicación de la ley y en el uso del suelo.

Hoy ese estigma persigue al alcalde con licencia Enrique Vargas del Villar.

Durante su administración, reporta el Instituto de Información e Investigación Geográfica, Estadística y Catastral del Estado de México (IGECEM) hubo un sospechoso boom en la construcción de vivienda.

En el período previo, del 2012 al 2015, se autorizaron tres mil 547 casas habitación, pero del 2016 al 2018 van 31 mil 440, un aumento de 886 por ciento.

Para ello fue necesario modificar el uso del suelo, amén de problemas subsecuentes en perjuicio del hábitat en uno de los municipios más atractivos del estado de México.

Algunos: no hay obras viales para acceder a las nuevas zonas habitacionales, tampoco se prevé incremento en el abasto de agua ni mejora en el transporte y la seguridad pública.