CANCÚN, Q. Roo., 22 de mayo de 2018.- A dos años de que iniciara el conflicto legal por la venta de predios del Malecón Tajamar, el Juzgado Cuarto de Distrito con sede en Cancún, solicitó a los 113 niños que interpusieron el amparo para detener la devastación, acreditar su residencia en el destino a más tardar el lunes 28 de mayo.

Antonella Vázquez, madre de uno de los menores, informó que hasta el momento sólo se han podido localizar a 10 de los infantes, quienes en su momento exigieron al Poder Judicial ubicado en esta ciudad defender su derecho a un medio ambiente sano, luego de las obras de desmonte que destruyeron gran parte del manglar en dicha zona.

Precisó los padres de los niños han conseguido comprobar su residencia en Cancún a través de comprobantes de estudio, aunque el juzgado está presionando para ubicar a los 103 menores restantes.

Sin embargo, dijo que eso no cambia la situación del Malecón Tajamar, ya que fue un tribunal colegiado el que blindó el predio y les dio la razón a los ambientalistas.

Recordó que el tribunal colegiado concedió la razón al amparo 88/2017, a través del amparo indirecto 1064/2015, que presentó el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA).

Por su parte, la activista Katherine Ender mencionó que están convocando a los menores y sus padres a través de las redes sociales, a fin de cumplir con lo que solicita el Juzgado Cuarto de Distrito con sede en esta ciudad.

El caso de Malecón Tajamar detonó el 16 de enero de 2016, cuando con ayuda de maquinaria pesada, camiones de carga y elementos policiales de los tres niveles de gobierno, se procedió al desmonte de varias hectáreas de vegetación en terrenos que fueron vendidos a inversionistas hace unos 10 años por Fonatur.

Desde ese entonces, ambientalistas denunciaron la devastación de manglar en el Malecón Tajamar y la afectación a la fauna del lugar, por lo que se interpusieron diversos recursos legales para impedir que continuaran los trabajos, entre ellos, se promovió el amparo de los 113 niños, toda vez que según activistas las dependencias responsables falsearon información para poder eliminar mangle y otras especies tanto de vegetación como de animales protegidos.