CANCÚN, QRoo, 2 de julio de 2018.- La directora de la escuela Pablo Latapí Sarro, Yamille Tooch, informó que aunque se retrasaron en llevar las urnas, jamás intentaron secuestrarlas ni tampoco privar de la libertad a los funcionarios del INE, como se generó el rumor en la madrugada en las instalaciones del Instituto Nacional Electoral.
En el centro educativo se instaló la sección 578 con las casillas C7, C8, C9, C10 y C11 y trascendió que la directora no iba a entregar las urnas ni dejaría salir a los funcionarios de casilla hasta que el personal del INE le asegurara el pago de una reja que supuestamente habían tirado decenas de personas este 1 de julio porque no las dejaron votar después de las 18 horas.
“La realidad es que se terminó tarde de contar todos los votos y sí, efectivamente, hubo decenas de ciudadanos que llegaron tarde y empujaron la puerta para que les permitiéramos el acceso, cuando ya se había terminado el horario que estipuló la autoridad electoral, la empujaron muy fuerte, pero no la tiraron, porque se pidió apoyo a la policía municipal de Benito Juárez que llegó en nuestro auxilio”, explicó.
Indicó que con anterioridad se les indicó que en el caso hipotético de algún daño al inmueble se les pagaría “no podíamos en todo caso asegurar las urnas ni a los funcionarios a cambio del pago de un daño, mucho menos secuestrarlos”, acotó Yamille Tooch.
La tardanza en la llegada de las boletas al Distrito 3 y de los funcionarios de casilla, preocupó al presidente de ese distrito que con representantes de partidos políticos estaban a punto de dirigirse a la citada escuela, cuando se le notificó que estaban en camino para entregar los materiales.
Muchas llamadas con noticias falsas de atentados, balaceras, pleitos y robos de urnas y de boletas recibió el presidente del Distrito 3, afortunadamente todas fueron falsa alarma.