MORELIA, Mich., 3 de julio de 2019.- La Selección Mexicana regresa a una final de Copa Oro, luego de vencer en medio de una floja y confiada presentación a una escuadra aguerrida de Haití, que no dejó de luchar pese a la solitaria anotación (1-0) desde la vía del penal a cargo de Raúl Jiménez, en tiempo extra.

Luego de 90 minutos en donde la única jugada de peligro se vivió al 66′, en el cobro de un tiro libre en el que el arquero Johny Placide, alcanzó a rasguñar el disparo de Andrés Guardado, para enviarla a saque de esquina. A partir de ello, el partido se tornó discreto.

Sin goles en ambos tiempos, el desenlace de la llave se definiría en tiempos extras. Para el cual, en el primero de ellos, inmediatamente en una jugada peligrosa dentro del área de los isleños, se sancionó como penalti: el atacante mexicano Raúl Jiménez, levantó la pierna para conectar el esférico, sin embargo, al mismo tiempo lo hizo el delantero Herve Bazile, por lo que el catarí, Abdulrahman Ibrahim, no cuestionó su determinación.

Desde los once pasos, el mismo Jiménez fue el encargado de cobrar de forma elegante a la zona derecha del arquero caribeño que se lanzó al lado contrario. Mientras que al 116′, Haití se quedó cerca de igualar los cartones por un disparo de Mikael Cantave, que se estrelló en el ángulo derecho de la puerta de Memo Ochoa.

Con este resultado, México saca de la justa a la histórica Haití, que logró por primera ocasión colarse a la antesala por el título del certamen de Concacaf, y espera rival de la batalla entre estadounidenses y Jamaica, pactada para este miércoles a las 20:15 horas. 

Con información de Quadratín Deportes