CANCÚN, QRoo, 11 de junio de 2018.- Al hacer un balance de la actuación de la XV Legislatura del Congreso del Estado, el Observatorio Legislativo de Quintana Roo señaló que los diputados dejan mucho a deber y mantienen una simulación en su actuación, pues lo que califican como logros son propuestas echadas a andar en la legislatura anterior y no han transparentado el manejo del voluminoso presupuesto, además de que no están haciendo caso a las indicaciones y señalamientos de la ciudadanía.
El presidente del Observatorio Legislativo, Eduardo Galaviz Ibarra, enfatizó que esta legislatura dejó pasar la oportunidad histórica de ser verdaderamente un órgano independiente de los otros poderes.


Precisó que es prudente hacer un corte de caja a estas alturas para verificar las acciones de quienes hoy buscan otro puesto público y que ya han tenido la oportunidad de demostrar su capacidad de representar verdaderamente a la ciudadanía. Y es que 30 por ciento de los diputados locales pidieron permiso para participar en el proceso electoral en curso.
Según el balance realizado por el Observatorio Legislativo de Quintana Roo, los trabajos realizados en el segundo periodo del Congreso del Estado no se apegaron a la agenda que prometieron cumplir, hubo muy poca producción legislativa, pocos decretos e iniciativas del Ejecutivo sin oposición.
Galaviz Ibarra señaló que fue un congreso sometido, que perdió la oportunidad de ser un poder independiente que sirviera de contrapeso a los otros poderes.
Se aprobaron leyes, dijo, sin un análisis a conciencia lo que está propiciando los cuestionamientos que hoy presentan las leyes de movilidad y de asentamientos humanos.