CANCÚN, QRoo, 25 de febrero de 2019.- Santiago Ancona, administrador de First National Security (FNS), una vez que el Juez de Distrito del Centro de Justicia Penal Federal con sede en Puente Grande, Jalisco, no vinculó a proceso a su empresa por delitos de Delincuencia Organizada y contra la Salud, en la modalidad de posesión de estupefacientes, confía en que el caso se resuelva positivamente en los juzgados de Benito Juárez.
Esta semana venció el plazo para que la autoridad federal impugnará la decisión del Juez, y a la fecha no existe  notificación de ese hecho.
El emoresario estimó que de un total de mil 540 cajas de seguridad que fueron incautadas faltan unas 300 por entregarse a sus propietarios, en una acción de intervención federal por la que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) abrió la carpeta de investigación DH/2017/7982Q.
La CNDH consideró la acción como un acto ilícito de la PGR y de la Seido, y giró recomendaciones, especialmente a los entonces funcionarios Alonso Israel Lira Salas y Alberto Elías Beltrán.
El empresario confirmó que de la causa penal 0839/2018 se les desvinculó de los delitos de Delincuencia Organizada y Delitos contra la Salud en la modalidad de posesión de estupefacientes.
Precisó que el Fiscal Federal, tres agentes del Ministerio Público y un asesor externo, dijeron al Juez que en el acta de cateo no había cajas aseguradas.
Según el Ministerio Publico, de mil 540  cajas, 11 estaban en investigación, sin embargo solo aportaron nombres de seis arrendatarios.
El juez decretó que la empresa First National Security no tiene vinculación a delitos por Delincuencia Organizada ni contra la Salud, luego de no definir la ley qué obligación debía cumplirse para no incurrir en alguna omisión punible. Ahora FNS deberá trabajar su defensa por los delitos de encubrimiento u omisión en un juzgado de Benito Juárez, municipio donde ocurrieron los hechos.
Al quedar desvinculada la empresa de esos graves delitos, Santiago Ancona destacó que su defensa tiene pruebas suficientes para presentar en los tribunales de Cancún a fin de limpiar la honorabilidad de First National Security.
A dos años de la incautación, que ha afectado a mil 540 clientes y ha hecho a los dueños de la empresa perder toda su liquidez, además de haber sido inculpados de golpe en graves hechos ilícitos, que apenas fueron desvinculados este mes en Jalisco, Santiago Ancona agradeció el apoyo que muchos quintanarroenses les dieron de forma personal y a través de las redes sociales.
“Es todavía para nosotros algo inconcebible, sin embargo confiamos en la sensibilidad y criterio de las autoridades judiciales de Quintana Roo, aunque la afectación moral, física y económica sigue”, detalló.
El administrador de FNS consideró que la acción federal fue una verdadera injusticia, porque la empresa cumplía a cabalidad los requerimientos estatales y federales.”Esperamos que se haga justicia, que todo salga a la luz y que finalmente todos los clientes recuperen sus pertenencias”, concluyó.