Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Encierro voluntario en Cancún, ante ola de violencia y 283 asesinatos

Redacción/ Quadratín Quintana Roo
 
| 19 de julio de 2018 | 15:36
 A-
 A+
CANCÚN, QRoo, 19 de julio de 2018.- Hasta este 19 de julio suman ya 283 asesinatos con violencia en Cancún, un promedio de 40 casos por mes. En junio pasado, la cifra alcanzó 48 casos y en lo que va del presente mes, suman ya 31 los crímenes de este tipo.
Además del incremento de asesinatos a balazos, se ha diversificado las zonas ya que ahora se presentan no sólo en colonias conflictivas, sino también en parques, tianguis, taxis, avenidas principales, plazas comerciales, restaurantes, afuera de templos y universidades de Cancún. 
Ante tal situación, aunado a robos a tiendas de conveniencia, empresas de diferentes ramos y supermercados, las familias han optado por una nueva forma de seguridad ante la impunidad y la ineficiencia de las distintas corporaciones: el encierro voluntario.
El coordinador de la Mesa de Seguridad y Justicia de Cancún e Isla Mujeres, James Tobin, informó que los homicidios dolosos en el municipio de Benito Juárez presentan una tendencia al alza desde hace dos años. Su pico fue en abril, con 60 asesinatos.
Según la tendencia, este año cerraría con más de 400 homicidios, lo que equivale a un promedio de 40 asesinatos mensuales, el doble de 2017, año que terminó con 227 muertos por violencia.
Respecto al robo a negocios con violencia, en enero de 2017 se registraron 92 delitos y en octubre pasado el número llegó a 373, lo que equivale a 300 por ciento más.
En año y medio, la percepción de inseguridad del destino turístico más importante de México ha aumentado ante la preocupación ciudadana.
Este lunes 16 de julio se reportaron cinco asesinatos y este martes 17 de julio, pese a que el consulado de Estados Unidos informó que Quintana Roo estaba excluido de su alerta de viajes, dos sucesos empañaron el anuncio: un ataque a balazos alrededor en el kilómetro cero de la zona hotelera de Cancún; mientras los uniformados municipales exigían en una manifestación el pago de su bono del Programa de Fortalecimiento de Seguridad, y un asesinato de un estudiante de Administración.
El último incidente, adentro de las instalaciones de la Universidad Interamericana para el Desarrollo, ubicada a cinco minutos de las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública de Benito Juárez y de la Fiscalía General del Estado, asesinato de un estudiante que perpetraron presuntos sicarios que salieron caminando tranquilamente la noche del miércoles.
Ambos hechos, enmarcaron la conmemoración del 90 Aniversario de la Policía Federal en Cancún, a la que asistió el gobernador Carlos Joaquín González y por la que hubo, por cierto, un concierto de gala de la Orquesta Sinfónica de Alientos y Mariachi.
La presidenta del Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias de Cancún, Carmen Nicolás Ramírez, reconoció la preocupación del gremio por el grado de inseguridad que se vive y urgió a las autoridades a erradicar la violencia que “obliga a un encierro voluntario de sus habitantes”, confirmó.
Lamentó también el poco avance que se ha logrado en la equidad de género, pues siguen reportándose feminicidios, el más conocido que ya fue consignado en el destino: 40 puñaladas a una mujer en las inmediaciones de playa Langosta.
El presidente del Centro Empresarial de Quintana Roo, Adrián López Sánchez, indicó que aun cuando no hay alerta de viaje, los tres niveles de gobierno no deben bajar la guardia y en cambio, tienen que reforzar acciones y proyectos para mejorar la seguridad en Quintana Roo.
Pero quizá, los más afectados son los niños y niñas de Cancún, que ya están viendo con normalidad tantos ataques en colonias y zonas del centro de Cancún, como la 94, 95, 96 y el Fraccionamiento Villas Otoch o el Crucero, por ejemplo, zonas donde se han reportado más asesinatos.
La mayoría de los niños y niñas cancunenses están condenados a pasar sus vacaciones adentro de sus casas. Lo anterior lo confirma la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana.
La influencia de la violencia es tal, que algunos niños en los recreos de las escuelas primarias, juegan con sus dulces a vender cocaína o a ser de la banda delictiva de Los Pelones, una de las más conocidas en Cancún.
A ello, hay que aunarle las recientes inconformidades, paros y manifestaciones que han hecho los elementos de la policía municipal que por falta de pagos de bonos han dejado la ciudad sin seguridad. 
Luego del asesinato del estudiante de la Unid y ante el ataque a balazos en la zona hotelera, este día la administración de Carlos Joaquín González hizo un anuncio:
“Se requiere la participación de todos para combatir la violencia, el desorden y la delincuencia”, por lo que el Gobierno de Quintana Roo presentará su modelo de prevención el lunes 23 de julio, en la explanada de la Universidad del Caribe, ubicada en la Supermanzana 78 del fraccionamiento Tabachines de esta ciudad, un previo de su Programa Quintana Roo Seguro, en el que el gobierno de la entidad invertirá bajo un esquema de arrendamiento puro, dos mil 900 millones de pesos para tener equipo tecnológico por 51 meses, que pretende contener a la crecida delincuencia en Quintana Roo.
Sin embargo, funcionarios estatales han reconocido que para lograr un combate efectivo y disminuir el índice delictivo en la entidad, se requieren por lo menos 10 mil millones de pesos. Es decir, 7 mil 100 millones de pesos más de lo que les autorizó el Congreso local.
Mientras las autoridades hacen el anuncio de su plan de seguridad y éste comienza a tener resultados, las familias cancunenses seguirán, lamentablemente, con su encierro voluntario, aunque saben que ha habido ya muchos casos, en que los sicarios atacan, también adentro de domicilios.