CANCÚN, QRoo, 10 de julio de 2018.- Renovación y modernización de los cruces y estancias migratorias, programas de cooperación, convenios de empleo temporal y monitoreo de migrantes, serán unas de las acciones que implementará el presidente electo Andrés Manuel López Obrador en la frontera sur.
Dentro de su programa de gobierno, prevé que enfrentará una doble presión por la situación migratoria en la frontera sur: el incremento de los flujos de personas centroamericanas, principalmente de El Salvador y Honduras, así como el acoso diplomático y político del departamento de los Estados Unidos para que México selle la frontera sur e instrumente acciones de vigilancia extrema, a fin de enfrentar potenciales amenazas asociadas con el terrorismo y el crimen organizado.
En ese sentido, el gobierno del Presidente electo plantea que será fundamental cooperar y colaborar con los organismos estadounidenses, centroamericanos, del Caribe y sudamericanos, en programas conjuntos de fronteras seguras, sin demeritar  los derechos humanos de los migrantes.
Entre las acciones que la administración de Andrés Manuel López Obrador afina están:
Renovar y modernizar los cruces y estancias migratorias en la frontera sur, desde las instalaciones hasta el personal migratorio asignado con objeto de reducir la vulnerabilidad de la frontera sur.
Implementar programas trilaterales de cooperación, entre México, Estados Unidos y Centroamérica, para el desarrollo en las regiones rurales y urbanas de Centroamérica expulsoras de migrantes.
Suscribir convenios de empleo temporal regulado entre México y países de Centroamérica, a partir de la propuesta de impulsar un programa especial de desarrollo para el sureste de México y crear un corredor económico y comercial en el Istmo de Tehuantepec, incluido en el nuevo proyecto de nación.
Otro de los puntos importantes es el que el gobierno de Amlo realizará un monitoreo puntual de los migrantes deportados por Estados Unidos con perfil criminológico alto para evitar su reinserción o la absorción por la delincuencia organizada.
Se impulsarán también caravanas de traslado seguro a cargo de las organizaciones de la sociedad civil, sin participación del gobierno, para garantizar y dignificar el tránsito de migrantes de la frontera sur a la frontera norte.
Se trata de que el nuevo gobierno logre una migración segura, ordenada y regular en un marco multilateral adecuado, para abordar el fenómeno de la migración, que no es un problema en sí, sino un fenómeno inherente a la humanidad, y no debe ni puede ser criminalizado.
El plan concluye que la migración debe encararse de forma adecuada y se deben abordar sus causas desde la raíz, que son la pobreza, la falta de oportunidades, la inseguridad, el cambio climático y los conflictos.