CANCÚN, QRoo, 8 de julio de 2018.- ¿Con popote o sin popote? Es la pregunta obligada ya en varios restaurantes de Cancún, que ha tomado por sorpresa a muchos turistas, que en su gran mayoría optan por no utilizar el plástico, luego de que las autoridades ambientales pretenden eliminar su uso en los destinos vacacionales de Quintana Roo, debido a la afectación que generan al medio ambiente.
La opción ha sido bien recibida por locales y por los miles de turistas que visitan los restaurantes, bares y discotecas de Cancún, que desde hace año y medio aplican la campaña Yo quiero Cancún, que invita a dejar de consumir popotes y bolsas de plástico.
Si bien varias empresas ofrecen la opción a sus comensales de servirles popotes, son ya un gran número de restaurantes y hoteles los que no ocupan popotes, y a la fecha en este destino turístico ha dejado de consumir por lo menos 5 millones de los plásticos, gracias a que empresas y prestadores de servicios turísticos se han sumado a la campaña.
El fundador de esta campaña, Francisco López Reyes, dijo que el tema ambiental ha cobrado mucha importancia en todo el mundo, y ya hay turismo que busca los lugares donde el desarrollo turístico sea favorable con el medio ambiente, por lo que este tipo de acciones son màs que positivas para Quintana Roo.
En la entidad, las autoridades tienen conciencia de ese tema y apoyan esta medida a través de campañas y próximamente en leyes.
El secretario estatal de Ecología y Medio Ambiente, Alfredo Arellano Guillermo señaló que desde hace un par de años han apoyado esta iniciativa que busca el no uso del popote y otros productos que son de muy difícil degradación y que no tienen en realidad una razón de ser, como el unicel y las bolsas de plástico.
“Estamos terminando de afinar las modificaciones a la Ley de Residuos en el estado, ya iniciamos trabajos con el Congreso local para pasar ya de lo voluntario a lo obligatorio, y para ello estamos dirigiendo una serie de estrategias, con una visión innovadora al manejo de residuos en el estado y en especial, de todo lo que llega al océano”.
Indicó que buscarían iniciar, por considerarlas como zonas especiales, a Cozumel, Isla Mujeres y Holbox, para que inclusive algunos productos (popotes, productos de unicel, bolsas plásticas, vidrio) no entraran, porque después es muy difícil sacarlos, tienen un alto costo y se vuelven problemáticos.
Dijo que es a los locales a los que más les cuesta deshacerse de la costumbre del consumo de estos productos, ya que el turista se adapta.
 “Es un tema de educación, concientización, y hay que empezar por los cambios, siempre cuestan trabajo, pero a la larga la población verá los beneficios”, dijo.
El funcionario estimó que en dos meses contarían ya con una primera propuesta pública de modificación a la ley, ya que hay que realizar una consulta y demás, y presentarla ante el Congreso este mismo año.