Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Libros de ayer y hoy

Teresa Gil
 
| 14 de agosto de 2018 | 9:18
 A-
 A+

                                 China, Fonllem  y un Canto al amor en el México de hoy

Leo en estos días el Canto al amor de Roberto Fonllem Alejo, cuando la ciudadanía del país se apasiona por un cambio. Y cuando China está en la agenda ofensiva diaria, de Estados Unidos. Y cuando el recuerdo de aquella represiva campaña antichina, queda en el baldón de la historia mexicana. Es un  largo poema autobiográfico del chino Ernesto Fonllem Chan escrito por su hijo Roberto, quien como Gertrude Stein al escribir la Autobiografía de Alice B. Toklas, retó al mundo literario con su gran talento, al escribir la autobiografía, ¡de otra!  Pocos romances, poemas largos -poemarios-, y epistolares hay en México; tengo a la mano entre otrosLuz patibulariade Pino Paéz, Piedra de Sol(584 versos) de Octavio Paz,Primero sueño  de Sor Juana y  Muerte sin finde José Gorostiza, con las diferencias que cada obra tiene, y debe tener. En el caso de las autobiografías, ¿ por qué  alguien no va a escribir la autobiografía de otro? De hecho puede ser lo común en muchos casos,  cuando se escribe una biografía. Al  penetrar en esta, el escritor está plasmando sus propias concepciones y vivencias para crear una autobiografía que involucra el alma y  la profundidad del biografiado desde la perspectiva de otro y fusionar ambas vidas, la del que escribe y la del que es materia del escrito. El “auto” y la “biografía” en uno solo. ¿sería eso lo que pensaba Stein al escribir sobre la vida de su amante, será eso lo que pensaba Roberto Fonllén al escribir las vida de su padre en primera persona?

BORGES DIJO QUE EL MARTÍN FIERRO ERA UNA NOVELA. CANTO AL AMOR TAMBIÉN

Independientemente de su contenido literario, -Libros de ayer y hoy no es crónica  literaria; es promotora  de la lectura-, la estructura de este libro singular llama la atención ante todo, por las muchas voces que intervienen en él, desde prologuistas, poetas reconocidos, opinadores, firmadores de convenios internacionales y desde luego, en primer lugar, el versificador, con  la consistencia, devoción y gran esfuerzo de narrador. El libro es una historia, la larga historia de un chino Ernesto Fong en sus orígenes, Ernesto Fonllem Chan, trastocado al nombre hispano, que toca tierras mexicanas en 1912, inmerso en un pasado oriental que lo determina -Confucio siempre está presente-, a la par que que se introducen en él, la vida y las costumbres del nuevo país. En el decir de expertos, las 835 cuartetas de este, calificado como Romance, son coplas, pero los poemas por  más sublimes que sean, se formalizan por realidades y aquí hay tres que destacaré: la llegada de un joven chino de 17 años procedente de Cantón a La Colorada, famoso mineral de oro y plata -oro de ley dicen los que nacieron ahí para recalcar su pureza-, explotada como la mayoría de nuestras minas por extranjeros y que creó un boom de pobladores, expresiones culturales y un entorno popular pocas veces visto en Sonora; los hechos que determinaron el meollo central de la historia, el éxito del joven como comerciante, su asentamiento social entre familias de apellidos conocidos en ese estado, su generosidad para integrarse, con los pasos comunes de matrimonio, hijos y convivencia y la debacle posterior, con los sucesos políticos que causaron su declive con la vergonzosa campaña antichina, la expulsión a otro entorno igual de complejo – la capital Hermosillo-, y su periplo ocupacional hasta el final de sus días en junio de 1965. Todo dicho en versos, acuciosos e informadores, en cuartetas que en su mayor parte son de gran excelencia y que no desmerecen ante obras similares ya famosas.

¿COMO JUSTIFICA LA HISTORIA, LA VERGONZOSA Y RACISTA  CAMPAÑA ANTICHINA?

Mucho se ha escrito y hablado, a posteriori por desgracia, de la campaña antichina que convulsionó parte del norte del país, Sonora y Sinaloa sobre todo, en las tres décadas que siguieron al  movimiento revolucionario. Una campaña solo entendible por el acendrado chovinismo, el mestizaje defensivo y el odio a lo extraño. Pero en el fondo había cuestiones materiales que se exhibían en el saqueo, el robo y el aprovechamiento de las riquezas que habían hecho los migrantes chinos. Hubo matanzas, persecuciones, expulsiones inhumanas, avaladas por los gobiernos que encabezaron Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles. Se ha exigido ya al gobierno mexicano una disculpa pública a la República Popular China, que no se ha dado. Ernesto Fonllén Chang fue una de las víctimas y su hijo Roberto lo consigna como una agresión atroz, incomprensible para gente sencilla. “De todo lo que sufrió con la campaña antichina, cuya irracional crueldad fue la causa de su ruina”. El nombre completo de Canto alamor(Errebé 2006, Hermosillo, Sonora) es “a la fe, y a la esperanza; a la superación, al honor, la tolerancia; el trabajo, la amistad y la perseverancia”. Solo Daniel Defoe ha puesto un título más largo en el original  de su novela  Moll Flanders, casi 60 palabras. Libro bello  con caracteres chinos  en su portada y un impresionante mapa en su contraportada, ha sido presentado con buena crítica de poetas, escritores y cronistas, el poeta toledano Jesús Herrera Peña, entre ellos.  Se complementa con poemas vinculados, de Peza, Darío, Martí, Nervo, Guillén y otros destacados poetas, así como con el  tratado internacional Amistad, Comercio y Navegación  México-China de 1899, que avalaba la migración china.  Al final exhibe fotografías de la familia Fonllém, cuyos miembros actuales radicados en Sonora, enriquecen con su presencia el entorno cultural y profesional  de ese estado. Así comienza el Romance:

Cumpliendo con la encomienda

que mi padre me confió

hoy plasmo, con mucho gusto

lo que en vida me contó.

De aquella tierra ancestral

en cuyo suelo nació

y de la patria adoptiva

que lo naturalizó.

                                        [email protected]