Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Motín en Cereso de Chetumal con saldo de 12 heridos

Redacción/Quadratín Quintana Roo
 
| 19 de septiembre de 2018 | 11:12
 A-
 A+

OTHON P. BLANCO, QRoo, 19 de septiembre de 2018.- Un motín se registró en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal, durante un operativo de traslado de 38 reos que ejercían un autogobierno, entre éstos el líder conocido como El Diablo, quienes están siendo llevados a centros penitenciarios federales.

El alboroto dejó un saldo de 12 lesionados, entre ellos siete policías y cinco internos, por múltiples golpes durante el enfrentamiento.

Esta situación provocó que la carretera que pasa frente al Cereso fuera cerrada durante varias horas.

El secretario estatal de Seguridad Pública, Rodolfo del Ángel Campos, informó que la situación ya había sido controlada, con la participación de 600 elementos de las distintas corporaciones policiales y militares, así como fue utilizado un helicóptero.

Sobre el motivo del traslado, en conferencia de prensa en esta ciudad, Rodolfo del Ángel explicó: “Desde el inicio de la administración hemos comentado siempre que el sistema penitenciario de Quintana Roo es uno de los problemas en materia de seguridad pública, que por años fue gestando un coto de poder y autogobierno, sobre todo en la cárcel de Chetumal”.

De esta manera, consideró que era necesario tener el control para cumplir con los ejes de reinserción social y tener una operación constante al interior de los centros.
“El control es fundamental para evitar que del interior se operen acciones delictivas que afecten a la población”, dijo.

El operativo inició en la madrugada de este miércoles y los internos se resistieron al traslado, con lo que hubo un enfrentamiento que se prolongó hasta la mañana.

De hecho, algunos reos se escondieron en diferentes puntos del penal, lo que dificultó su extracción del Cereso.

Los 38 internos enfrentan condenas por delincuencia organizada, homicidio, violación, robo calificado y secuestro, entre otros.

La Policía Federal se hizo cargo de su traslado vía aérea a otras cárceles federales.