Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Palabra de Mujer

Billie J Parker
 
| 25 de septiembre de 2018 | 9:13
 A-
 A+
Testimonio de una víctima de acoso en ADO
¡Advertencia! Tu hija, hermana o madre pueden sufrir, o han sufrido acoso y agresión sexual al viajar en ADO. Es importante que sepas que es tierra sin ley. El Diagnóstico sobre Violencia hacia Mujeres y Niñas, reporta que más del cincuenta por ciento han sido violentadas en el transporte público. “Googlea” el tema de acoso o agresión en ADO y te darás cuenta de la grave omisión de la empresa para que las mujeres viajen con seguridad.
El tema lo abordo de manera radical porque así deben visibilizarse los indignantes mecanismos de control machista sobre las mujeres. Desde el agresor sexual directo hasta los choferes, autoridades, empresas de autobuses o taxis, los policías y ministerios públicos, líderes de transporte público. Lo más infame es el aval de las mujeres patriarcales que insultan a quien lo denuncia.  Esta es la historia de una víctima en el ADO que retrata el escenario de inseguridad:
“Un apretón en mi glúteo me despertó, sabía que podía estar en riesgo y decidí permanecer inmóvil y evaluar la  situación, sentí movimientos bruscos al lado mío, mi cara estaba hacia la ventana y no tenía una idea de lo que sucedía”, me narra una joven víctima del incremento de abusadores sexuales en el ADO.
“La pierna del hombre que estaba al lado mío tocaba mi pierna, fingí roncar, poco a poco sentí que una mano tocaba mi pierna despacio y luego fuerte, sentí algo caliente y me llené de asco y enojo, giré bruscamente y el tipo se paró muy rápido, venía tocándose, sólo se cubrió con su chamarra y avanzó rápidamente hacia atrás, diciendo ¡perdón! ¡Perdón!”.
Enojada e indignada  la joven fue tras él, que se sentó en el último asiento para reclamarle…Ningún pasajero la apoyo. “Caminé hasta donde se encuentra el conductor y de forma tranquila intenté explicar para no distraerlo mientras manejaba, él me dijo que esperaría a la próxima caseta y pediría el apoyo de la Policía Federal”.
Llegaron a Huamantla, donde se encontraba una patrulla de la Policía Federal, se bajó el conductor  y el sujeto de aproximadamente 45 años, “yo me traté de acercarme rápido para explicar la situación, sin embargo se me dificultaba hablar porque tenía un temblor espantoso en todo el cuerpo, supongo que del frío o el enojo, me  identifiqué con los oficiales y expuse la situación. El copiloto se bajó de la patrulla y me “jaló” para hablar conmigo y el otro se quedó con el conductor y el individuo”. El oficial se justificó para no actuar porque “lamentablemente las leyes eran así, que como íbamos en movimiento, tendría que denunciar en Apizaco o Perote y que sería muy tardado, porque tendrían que investigar a que Ministerio público le corresponde la denuncia, y él recomendaba esperar a Cdmx”.
El sentimiento de indefensión envolvió a la joven que no tuvo claridad de cómo proceder, se sintió desubicada “con necesidad de alguien mayor que me pudiera ayudar, es tonto tengo 24 años pero era una situación desconocida y grave para mí…me encontraba sola y con miedo”. Aun así la joven logró tomar una foto del depravado sujeto que radica en Xalapa Veracruz, identificado como trabajador de la SEV, El oficial que le enseñó la credencial, del número de patrulla 11628, pidió que no mencionara su omisión.
“Nunca me he sentido en desventaja o débil por ser mujer, me sentía impotente de saber que no podía hacer mucho al respecto, que llegando a México tal como lo dijo P.F. me dirían que eso no corresponde al M.P. de allá, ¿cómo iba a denunciar? Si cuando bajé del bus, el tipo se quedó en espera de una maleta que resultó ser una bocina negra un poco larga, el conductor se acercó y me dijo y siempre ¿qué va hacer? Le dije que denunciar”. El tipo se atrevió a pedir disculpas por masturbarse mientras dormía como acto de buena fe. “Pensé… Pudo haber sido mi hermanita, u otra menor, que por miedo no dijera nada, puede ser que en cada uno de sus viajes haga lo mismo, que tenga contacto con menores y se comporte así”.
El diagnostico de las agresiones a mujeres y niñas reporta como más comunes: las miradas lascivas, 90 por ciento de casos:  80 por ciento de silbidos; 70 por ciento de agresión sexual verbal y 65 por ciento de contacto físico, lo que implica un alto grado de violencia sexual hacia la mujer. En todos los casos el ADO y las autoridades han sido omisas fomentando la impunidad y la repetición del delito.
La joven compartió su experiencia en una red social para visibilizar el suceso. No tardaron en reportarla como spam. Mientras estuvo publicada recibió apoyo moral de amigos y familiares, sin embargo conocidos del agresor respondieron con críticas, señalamientos y hasta amenazas de demanda por exhibirlo.Lo más patético provenían de mujeres.
“¿Nunca sufrieron de acoso? ¿Sabrán de las violaciones, desapariciones y muertes brutales en la entidad? Porque yo sí, sé de amigas que se quedaron calladas, porque sufrieron una violación y su mamá nunca les creyó, de compañeras de mi propia Universidad que desaparecieron y luego fueron encontradas sin vida y con signos de violación y tortura, de amigas que estuvieron amigas que estuvieron muy graves en el hospital porque atentaron contra su vida, poniendo droga en su bebida y tratando de abusar de ellas, de compañeras a las que siguieron saliendo del trabajo y pensaron que no volverían a casa”, cuestionó.
La chica lloró desconsoladamente, “no por mí, por todas las atrocidades que pasan y se vuelven normales, por la forma en que se condena a una víctima de un hecho brutal y se protege y justifica a un agresor, me preguntaron si acaso no me daba pena ofender a tan respetable persona, pues no, no me parece bochornoso…Bochornoso es encontrarte con una sociedad machista, que recrimina, señala y agrede el hacer público un acto de abuso, porque necesitas morir, desaparecer o sufrir una violación para que te digan y ¿Por qué no habló? ¿Por qué no pidió ayuda? Cuando en la realidad se actúa con doble moral”.
“Detallo lo sucedido, porque yo no tuve ninguna culpa, porque los comentarios ofensivos no me hicieron borrar mi publicación, en ningún momento me retracto porque es la verdad, concluye la víctima de un sistema.
En 2016 en Xalapa, Organizaciones Civiles y Yadira Hidalgo González, Directora del Instituto Municipal de las Mujeres, solicitó reunión con directivos del ADO por la alta incidencia de casos.  Solo le otorgaron una cita, sin mayores consecuencias, evidenciando que no existe voluntad de resolver los abusos sexuales en esa empresa.
Las activistas propusieron la proyección de un video durante los trayectos, capacitación a los operadores de las unidades  y el programa de compañera de viaje, que implica un alto costo para las mujeres. Según el ADO las mujeres no hacían uso del mismo. Y es que las mujeres deben pagar extra por estar protegidas en el ADO y no todas pueden.
Si el poder legislativo Incrementara sanciones, abatiera la impunidad castigando a los que avalan las agresiones sexuales, empresas y autoridades, otra sería la historia.