SOLIDARIDAD, QRoo, 22 de septiembre de 2018.- Hace siete años en Quintana Roo nació un proyecto con el único objetivo de acercar a los niños, jóvenes y adultos a la ciencia, tecnología e innovación.

A la fecha, los planetarios de Chetumal, Cancún, Cozumel y Playa del Carmen son complejos de divulgación de conocimiento y promueven de forma activa la ciencia como parte de la cultura y se han convertido en centros referentes de la entidad hacia el mundo.


En la historia de México, los planetarios han sido los primeros centros de divulgación científica. Estos cobran cada día mayor incidencia en la formación educativa de los estudiantes por la manera lúdica en que se motiva su interés por la ciencia y el conocimiento.
Actualmente, los cuatro nodos que conforman la red de planetarios de Quintana Roo están dedicados a la divulgación de la ciencia y del conocimiento en temas como biodiversidad, astronomía, cultura maya, recursos hídricos y más.


Cada uno ha creado su propia identidad y su presencia es fundamental para la comunidad. Por ejemplo, hasta agosto de 2018, los planetarios registraban poco más de 920 mil visitantes y se han ofrecido miles de actividades de diversa índole, como funciones en el planetario digital, recorridos museográficos, cursos, talleres, observaciones astronómicas, sesiones de realidad virtual, meses temáticos y conferencias magistrales.


De manera especial, en la red de planetarios se han ofrecido más de 600 conferencias de investigadores y divulgadores de instituciones como la UNAM, INAOE, ICN, Colegio Nacional y Academia Mexicana de Ciencias.
El Planetario Yook´ol Kaab -que significa lo que está arriba de nosotros, en idioma maya- hace referencia a lo que el pueblo maya observaba en la bóveda celeste. Está ubicado en Chetumal, Quintana Roo.
Fue inaugurado en noviembre de 2011 y fue el primero de la red. Cuenta con espacios museográficos conceptualizados en la cosmovisión maya, la biodiversidad y la astronomía.


En julio de 2013 se inauguró en Cancún uno de los planetarios más avanzados y con mejor tecnología a nivel mundial: El Planetario Ka’ Yok’ se define a partir de elementos inspirados en el Cosmos, su arquitectura semeja el complejo engranaje de las cuentas calendáricas en la cultura maya.
Ha sido sede de diversos eventos y congresos internacionales sobre arqueología y aves. Fue el segundo nodo de la red.
El tercer planetario de la red es Cha’an Ka’an y abrió sus puertas el 20 de agosto del 2015. Su domo digital en 3D fue el primero de su tipo en América Latina.
Ubicado en Cozumel recibió la medalla de plata en la Primera Bienal de Arquitectura del Caribe Mexicano 2015.
En diciembre de ese año se inauguró el cuarto nodo de la red: el Planetario Sayab en la ciudad de Playa del Carmen. Gracias a la participación de la sociedad playense, se eligió el nombre Sayab, que significa vena inagotable de agua en idioma maya.
Su diseño y equipamiento está inspirado en la biodiversidad, mostrando la riqueza del acuífero, la evolución geológica y el patrimonio arqueológico descubierto en las entrañas de la Península de Yucatán.
Los cuatro planetarios cuentan con áreas para talleres, museografía, auditorio y observatorios astronómicos.
A lo largo de este tiempo, la red de planetarios ha firmado importantes convenios de colaboración con instituciones como el Colegio de la Frontera Sur, la Universidad de Quintana Roo, el Instituto de Radioastronomía y astrofísica de la UNAM, el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, por citar algunos.
Se han producido dos películas para planetarios digitales (en formato full dome) que muestran la riqueza arqueológica de las culturas Maya y Mexica.
Arqueoastronomía Maya, por ejemplo, se ha proyectado en alrededor de 200 planetarios, en 40 países y fue doblada en 10 idiomas.
Con ahínco, la red de planetarios trabaja en tres proyectos de ciencia cuidadana: Cielos Oscuros, Naturalista y Cazadores de asteroides. En ellos, los planetarios invitan a la ciudadanía a participar de manera activa en estudios científicos.
Se espera que el siguiente año sean sede de congresos nacionales e internacionales de entomología forense y tiburones, rayas y quimeras; olimpiadas del conocimiento y muchos más porque Quintana Roo no solo es mar y playa, es también ciencia y cultura con su red de planetarios, que por sus atractivos han rebasado sus expectativas y se han constituido en un atractivo importante, además, para el turismo.