CANCÚN, QRoo, 9 de octubre de 2018.- El desfile militar y parada aérea, en el marco de la inauguración de la Décima Brigada Militar en Cancún, fue un hecho sin precedente en este destino turístico.Un acontecimiento impresionante y único para los habitantes de Cancún y sus visitantes.

Sobre la avenida Tulum, la principal arteria del centro de la ciudad, sobresalía la mesa y de inmaculado color blanco del presidium, frente a la sede del Ayuntamiento Benito Juárez, donde se encontraban los altos mandos militares asignados a Quintana Roo y funcionarios federales, estatales y municipales.
Tanto la alcaldesa Mara Lezama, como el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, erguidos, miraban con respeto el saludo militar.

Conforme al protocolo militar, el contingente marchó parejo. En total fueron unos 5 mil elementos. Escoltaban con más que orgullo a la Bandera Mexicana, que ondeaba hermosa, que brillaba con el sol.

Marcharon al compás, con sus uniformes de camuflaje, sus boinas verdes y rojas, sus botas, sus armas y su estandarte.

Saben que no será fácil devolver la paz a Cancún, pero su marchar firme y la dureza en sus rostros hace sentir respeto, despiertan cierto recelo pero también esperanza, muestran que vienen dispuestos a todo para salvaguardar la vida de la gente.

Sus vehículos camuflados y los seis aviones en el cielo azul confirman que por tierra y por aire la Policía Militar llegó a Cancún para vivir y quedarse, y de forma efectiva, regresar por fin la sonrisa y la tranquilidad a los cancunenses.