Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Salvan 38 iguanas en Quintana Roo y las liberan en Yucatán

Redacción/Quadratín Quintana Roo
 
| 09 de septiembre de 2018 | 8:52
 A-
 A+

CHETUMAL, QRoo, 9 de septiembre de 2018.- Después de rescatarla en Quintana Roo, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) liberó a 38 ejemplares juveniles de Iguana yucateca (Ctenosaura defensor) en el Área Natural Protegida Reserva Estatal Biocultural del Puuc, en el estado de Yucatán, considerada la mejor zona para reincorporarlas a su hábitat, ya que garantizaría su sobrevivencia y liberación exitosa.
La dependencia precisó que la liberación se efectuó como resultado del trabajo coordinado de las delegaciones de esta Procuraduría en los estados de Quintana Roo y Yucatán, luego de que los especímenes de fauna silvestre fueron asegurados en la primera entidad por elementos de la Policía Federal.
El personal de inspección fue requerido para la identificación de los saurios por el Agente del Ministerio Público de la Federación, ante quien fueron puestos a disposición por los efectivos de la Policía Federal.
Al tenerlos a la vista, se observó que los 38 ejemplares juveniles transportados en una caja de cartón, corresponden a la Iguana yucateca de Cola Espinosa (Ctenosaura defensor), especie que se encuentra en Peligro de Extinción y Endémica, conforme a la NOM-059-SEMARNAT-2010.
Los ejemplares fueron entregados a inspectores de la Profepa en Quintana Roo, quienes los trasladaron al Jardín Zoológico Payo Obispo en la ciudad de Chetumal, donde quedaron durante unos días en resguardo temporal, con el propósito de realizar la valoración médico veterinaria y de comportamiento, para determinar si podían ser liberados a su medio natural.
De la valoración se decidió que era viable su reincorporación a su hábitat, al ser de vida libre, por lo que no deben permanecer en cautiverio por el estrés que les genera, lo cual causaría una posible mortandad.
Luego, se determinó que la liberación fuera en el estado de Yucatán y no en Quintana Roo, ya que no se tiene registro de su presencia en esta entidad, además de que en el vecino estado se cuenta con las condiciones adecuadas y necesarias para su supervivencia y conservación de la especie.