Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Acusa regidora ingobernabilidad en Cancún; pide que renuncie alcaldesa

Manuel Sánchez/Quadratín Quintana Roo
 
| 08 de noviembre de 2018 | 9:45
 A-
 A+

CANCÚN, QRoo, 8 de noviembre de 2018.- La regidora del Ayuntamiento de Benito Juárez, Niurka Sáliva, afirmó que a poco más de un mes, en la administración municipal que encabeza Mara Lezama, reina la “ingobernabilidad y la improvisación”.

De hecho, pidió a la alcaldesa que si no puede regresarle la paz y tranquilidad a los cancunenses, “entonces que renuncie”.

La concejal, quien es esposa del ex alcalde del PRD, Gregorio Sánchez, indicó que la inseguridad ha ido en incremento en el primer mes del gobierno de la alcaldesa de extracción morenista.

La también ex candidata a la alcaldía por el PES, sostuvo que en los casi 40 días de gobierno de la presidenta Mara Lezama han aumentado los asesinatos, secuestros y robos, sumado a una situación de “ingobernabilidad y de improvisación”.

Prueba de ello, dijo, es la vergonzosa situación que se presentó el 5 de noviembre en las instalaciones de la Secretaría Municipal de Seguridad Pública y Tránsito, cuando los policías sacaron a empujones al jefe policial, Jesús Pérez Abarca.

“Si no puede devolverle la paz a Cancún que tanto prometió en campaña, entonces que renuncie y de su espacio a alguien que si pueda”, expresó en un video que difundió en sus redes sociales.

Niurka Sáliva en su periodo de campaña como candidata a la presidencia municipal de Benito Juárez prometió acabar con la inseguridad y, de hecho, presentó una polémica propuesta para adquirir un helicóptero artillado para reforzar la seguridad y combatir la delincuencia.

Su propuesta fue criticada entonces por algunos organismos de la sociedad civil, ya que indicaron que el gobierno municipal no estaba facultado para realizar esas funciones que competen a las Fuerzas Armadas.